Una sesión de ejercicio cardiovascular (también conocido como “cardio” especialmente cuando se realiza después de un entrenamiento de la fuerza – tiene muchos efectos positivos para la salud, y en concreto pra el rendimiento del atleta. De echo una famosa estrategia para el atleta, despues de un entenamiento de fuerza, o competición, partido de futbol americano por ejemplo, son unos 20 minutos aproximadamente de “cardio” baja intensad para llevar al cuerpo a la calma. Pero claro, despues de un estres físico, hacer nuestras sesiones de cardio, sin haber echo una reposición de sustratos energéticos, puede ser una espada de doble filo. Investigadores de Otsuka Pharmaceutical en Japón piensan que incluso con una pequeñísima cantidad de BCAA (2 gramos) y (0,5 gramos) de L-arginina, puede hacer que sea favorable para el atleta. Actualmente los protocolos de actuación de reposición de sustratos energéticos están mas altos en cantidad, pero ellos querían demostrar que incluso con una pequeña cantidad habría beneficio.

Estudio

Las altas dosis de BCAA reducen la degradación muscular durante el ejercicio físico y aumentan la respuesta anabólica del cuerpo, a través de la diana mTOR, por la actuación del aminoácido Leucina, eso esta mas que claro. Pero los investigadores querían saber si las dosis más bajas de BCAA complementado con una pequeña cantidad de L-arginina podrían tener beneficio también.

Los japoneses hicierón un experimento con 4 hombres y 4 mujeres, todos los cuales estaban sanos, edad media 20-22. Los sujetos se les dio el desayuno, después tuvierón que realizar un ciclo en bicicleta (indor) de tres veces durante 20 minutos a 50 por ciento de su máxima intensidad. Descansarón durante 5 minutos entre cada sesión.

Diez minutos después de comenzar este entrenamiento, los sujetos tomarón sus aminoácidos, disueltos en una bebida deportiva.

20wellphysed-tmagArticle

La administración se realizó con una cánula (pajita), no se si lo sabéis, pero en mi web lo he explicado varias veces, para que haya mayor absorción intestinal, cualquier nutriente se debe de tomar dosificadamente, por ejemplo a sorbos lentamente, o con una pajita (10-15 minutos, proporción aproximada de medio litro) porque el vaciado gastrico nos va a permitir mayor absorción si el agua va entrando poco a poco, que si nos entra toda de golpe. A continuación, los investigadores repitierón el experimento, pero dierón a los sujetos un placebo.

Los investigadores midierón la cantidad de aminoácidos que los sujetos absorbierón y excretarón durante el entrenamiento a través de un catéter insertado en la pierna. Es decir, cuantos mayor sea la tasa de aminoácidos liberados en la pierna, mayor será la degradación muscular.

Resultados

Las siguientes tablas muestran el efecto neto: la absorción en la pierna , y la excretación. Como se puede ver, el suplemento que se les dió, redujo la liberación de glutamina y alanina.

1

2

El efecto fue mayor al final de la sesión de ejercicios – durante la tercera sesión. Las cifras corresponden a la fenilalanina. Si nos fijamos en este aminoácido, la mezcla de BCAA y L-arginina bloquea la degradación muscular casi completamente durante la tercera sesión de ejercicios.

3

Conclusión

El efecto anticatabólico de la bebida deportiva preparada con BCAA y L-arginina , probablemente habría sido mayor si los sujetos de prueba no hubieran bebido durante el entrenamiento. Y obviamente, una dosis más alta, sin duda, habrían tenido un mayor efecto anticatabólico. Pero como dije al principio, el objetivo de los investigadores era demostrar si una dosis muy muy pequeña, tendría algún efecto beneficioso para el atleta.

Los resultados de la investigación sugieren una estrategia que bien podría dar a los atletas de fuerza más beneficios a la hora de realizar su ejercicio cardiovascular, introduciendo una solución de aminoácidos antes de empezarlo. Lo se, esta conclusión no es nada nueva, pero si es, el que haya efectos beneficiosos para el atleta, en esa pequeña dosis que se aplicó.