Keoni Teta, ND, Lac. Jade y Teta, NDm CSCS

Loren Cordain, Dr. Loren Cordain , PhD, can be contacted at:
Professor, Department of Exercise & Sports Science
Colorado State University
Fort Collins, Colorado 80523 USA

Introducción

Hoy en día, seguimos siendo el equivalente genético de un hombre cavernícola sin embargo, el ambiente en el que vivimos es muy diferente que el mundo en el que nuestros antepasados evolucionaron durante millones de años. Nuestros antepasados Vivian en un estado de conexión total con el mundo natural. Se despertaban con el sol y se acostaban con la luna, comían lo que podían extraer de los bosques o matar en libertad. Hoy en día, hemos perdido esa salud, que proporcionaba la conexión total con la naturaleza.

n

La mala salud de los seres humanos de hoy en día está directamente relacionada con la dieta moderna. Los estudios evolutivos, históricos, antropológicos y las observaciones sobre los cazadores recolectores de la época muestran que no tenían enfermedad alguna del corazón, cáncer, diabetes u otras enfermedades crónicas degenerativas, que actualmente afectan a tantas personas. Nuestros antepasados no es que tuvieran una buena genética, para nada es así, simplemente gozaban de una forma de vida, que se ha perdido en nuestro mundo moderno, la alimentación y la manera de vivir que actualmente tenemos no existía en aquel momento

Durante millones de años los seres humanos comieron alimentos ricos en azúcar, en cantidades muy pequeñas y por lo general durante breves periodos de tiempo, como el final de verano y el otoño. Diez mil años atrás, la revolución agrícola introdujo los productos de granos con el genoma humano por primera vez. Con el inicio del cultivo de cereales, los seres humanos fueron expuestos a alimentos ricos en azúcar, en cantidades enormes, las cuales no fuimos diseñados para manejar. Como por ejemplo, el pulmón no se hizo para fumar. El hombre, antes de la revolución agrícola, comía muy poco grano, porque la tecnología para procesarlo entonces no estaba disponible. Podría asegurar, si alguien intentase comer el grano sin procesar estoy seguro que aprenderá rápidamente que es casi imposible de digerir. Durante el siglo 19 y 20, con la llegad de la revolución industrial y tecnológica, el aumento de azúcar en nuestro día a día, comenzó a aumentar de forma exponencial. Esta tendencia sigue aumentando actualmente, sin un final a la vista. Hoy e día los alimentos con almidón (avena, arroz blanco…) por desgracia, son procesados.

La revolución agrícola también nos permitió domesticar animales por primera vez. Como resultado, el consumo de leche se convirtió muy común. La posibilidad de ordeñar un animal salvaje, dio la posibilidad de que naciera un consumo de leche de animales, que antiguamente eran insólitos y peligrosos. Tanto el grano y los productos lácteos representan los alimentos que nuestros genes no han sido completamente adaptados a causa de su reciente introducción en la dieta humana. Por ejemplo, nosotros, los humanos, tenemos una encima que se llama lactasa, que es la que se encarga de digerir la lactosa, la personas que tienen problemas gastrointestinales a raíz de la lactosa, la causa la enzima de la que hablamos, y es porque dicha persona carece de ella, en resumen el hombre, por si, no eta preparado para ingerir leche. Sigamos;

Debido a esta alteración reciente en nuestra diera, la de los productos lácteos y granos, hay mucha gente hoy en día, con intolerancias y alergias al gluten (una enzima proteica que se encuentra en la mayoría de los productos de grano) y productos lácteos.

huntergatherer-234x300

Otros inconvenientes en nuestros genes se produjo con la introducción de la sal, alrededor de 500 años atrás, la introducción generalizada de ganado alimentado con grano , alrededor de 200 años atrás, y la introducción de alimentos sintéticos como las grasas transgénicas, como también, el jarabe de maíz (alta fructosa) y edulcorantes artificiales , alrededor de 40 años atrás. Además, ahora nuestra genética, y el medio ambiente tiene que ver con los alimentos, modificados de hoy en día.

Evolución del hombre y la dieta moderna

Sin títuloclick para ver

Desde una perspectiva evolutiva, la genética de nuestra especia ha tenido muy poco tiempo para adaptarse a la dieta moderna. Para ayudarte a entender el impacto de la revolución agrícola, considere esto. Si se destila toda la evolución humana hacia abajo en un periodo de 24 horas, hemos estado comiendo grano de almidón y los productos lácteos durante unos nueve segundos, eso simplemente no es tiempo suficiente para que nuestros genes , les de tiempo a ajustar plenamente su uso en nuestra dieta.

La Dieta humana ancestral no contenía cereales, leche, pan, pasta, galleta salada, queso y otros alimentos procesados del tiempo actual. Sin embargo, estos productos han desplazado los alimentos más saludables de nuestra dieta ancestral, como frutas, verduras, pescado y carnes magras de animales. Cuando ambas son comparadas, vemos que nuestra dieta actual es alta en azúcar y sal, baja en grasas saludables (omega-3 y monoinsaturados-pescado) baja en fibra, baja en vitamina, muy baja en minerales y por ende baja en Fito nutrientes.

Este desplazamiento de nuestra dieta ancestral, es la principal causa del 90% de las enfermedades crónicas de hoy en día.

Entonces, ¿cuál es la dieta con la que nuestros genes evolucionaron en igual? Se trata de una dieta rica en verduras, frutas fibrosas y proteínas de animales magros. Es una dieta que contiene hidratos de carbono de tipo complejos (verduras) y no hidratos de carbonos simple y refinado. Es una dieta que contiene productos de origen animal, procedentes de animales que han sido criados en su propia naturaleza y de una vegetación natural, en vez de grano. Es una dieta que tiene abundancia de macronutrientes saludables en altas cantidades, así como una proporción saludable de grasas. Es una dieta que permite la expresión de, Genéticamente Saludable.

Un simple dato, y espero que lo piensen bien, porque es realmente curioso, pero igualmente espeluznante.

Numerosos estudios realizados por universidades de las más prestigiosas del mundo, y numerosas clínicas de investigación, dicen, que hay hechos contractados, que dicen, que una persona común de nuestro pasado, podía vivir hasta los 80 años, piénsenlo, 80 años , sin medicina, sin avances tecnológicos , sin nada, solo y exclusivamente con una buena alimentación como la que hablamos. Dato verídico es el que se haya encontrado fósiles de personas de más de 60 años. Pero eso no es todo, el estudio termina comprando la situación actual. Hoy en día, existe la probabilidad del 55%, de que una persona común viva hasta los 34 años. Mi opinión como experto en este campo, es que realmente es un porcentaje más que alto. Además, el registro fósil indica que los primeros agricultores, en comparación con sus antecesores cazadores-recolectores de los que hablamos, tenían una reducción característica de estatura, con un aumento de la mortalidad infantil, la reducción del tiempo de vida en un 19%, una mayor incidencia de enfermedades infecciosas, el aumento de la anemia por deficiencia de hierro , piorrea, Aumento de la osteomalacia y otros problemas debidos a la desmineralización ósea, aumento de la incidencia de la osteomalacia, la hiperostosis porótica y otros trastornos de minerales del hueso, como un aumento en el número de caries dental o defectos del esmalte. Solo y exclusivamente por su alimentación, la que tenemos implantada actualmente. De hecho el grano tenían déficit, en aminoácidos y vitaminas, de ahí surgieron otros tipos de problemas. Con el tiempo esto se solucionó, ya que descubrieron la manera de complementar esa carestía, pues si miras las cajas de cualquier cereal siempre veras “enriquecido en…” o piensen el por qué, en países con alto consumo de leche, como Colombia y Estados Unidos, la osteoporosis y la osteopenia abunda en la población femenina. Todo lo contrario de China y Japón, en donde no hay consumo de leche y la osteoporosis no existe.

–Piénselo-

Sigamos…

Azúcar y fibra

La dieta de nuestros antepasados fue menor en los alimentos ricos en azúcar y alto en fibra, ya que era sobre todo una dieta vegetal. Aunque la gente hoy en día, piensa que el producto de grano, que en realidad es refinado, por decir que contiene fibra están salvados de cualquier problema, pero es que la relación grano y fibra es bajísima, más que fibra, contiene azúcar. No se puede comparar con la relación que hay entre frutas y las verduras. Lo que significa que la cantidad de azúcar en comparación con la cantidad de azúcar es más importante. Productos refinados son casi todo el azúcar y os granos enteros son principalmente azúcar en comparación con la fibra.

La fruta tiene mayores cantidades de fibra relativa al azúcar en comparación con los granos y productos de granos, las verduras son las que mayor cantidad de fibra contienen con respecto al azúcar. Nuestra dieta ancestral era muy rica en fibra y contenía un pequeño número de azúcar, siempre procedente de la fruta.

El sodio y el potasio

Como el azúcar y la fibra, el cuerpo necesita un relativo equilibrio entre el sodio y el potasio. Los alimentos refinados y procesados de hoy en día tienden a elevar el sodio y a bajar e potasio, lo que provoca problemas en la función nerviosa, equilibrio de fluidos (retención hídrica) y muchos más inconvenientes. La dieta rica en frutas y verdura, hacen lo contrario. Esto conduce a proporciones óptimas de sodio y potasio que tienen efectos más que favorables sobre nosotros. Mejorando muchos procesos fisiológicos, solucionándolos por completo como los que hemos mencionado anteriormente. Ya sabemos que un equilibrio entre potasio y sodio, hace que el líquido de nuestro cuerpo, pase de extra celular a intra celular, lo que es más que favorable.

Contenido de nutrientes

Una dieta con cantidades optimas de proteínas procedentes de animales magros (ternera, aves) pescado (tipo azul), grandes cantidades de fruta y verdura es, completamente sinérgico en nuestro cuerpo, sobre los efectos saludables. Esta dieta conduce al contenido de nutrientes que excede, en gran medida la dieta típica rica en almidón del mundo occidental moderno. Se estima que nuestra dieta ancestral tenía el doble o incluso el triple de la RDA (Cantidad Diaria Recomendada de todos los nutrientes en una dieta.

Como nota interesante, productos de granos son conocidos por tener altos niveles de vitaminas B, pero la realidad es que, dichas vitaminas no se absorben adecuadamente por nosotros, y por ende, es desechada. Al igual que la vitamina B6, la biotina, y el mismísimo calcio de la leche.

Para absorber calcio necesitamos, primero, comer muchos vegetales verdes y, segundo, que los rayos del sol lleguen a la piel y conviertan el colesterol, que está debajo de ella, en vitamina D (colecalciferol), la que viaja por el torrente sanguíneo hasta el intestino delgado y se adhiere en su pared con su cola de oxígeno, esperando a que el calcio transite para luego absorberlo. Pero, si el intestino tiene un pH ácido, el oxígeno de la vitamina D se evapora y el calcio no se absorbe.

Cuando la sangre tiene un pH ácido por alto consumo de carnes animales, leche, tinto, embutidos, alcohol y harinas refinadas, el calcio en vez de ser depositado en los huesos es sacado de ellos hacia la sangre para neutralizar el ácido circulante iniciando la catástrofe ósea. Esto lo hace una hormona llamada paratohormona que también es producida en las glándulas paratiroides.

El pH ácido de la sangre tiene un efecto inflamatorio en la pared de los vasos sanguíneos y, como protección, el cuerpo adhiere colesterol a las paredes de ellos para evitar una ruptura. El calcio que sale de los huesos se une a esa placa de colesterol endureciéndola como cemento y haciendo que los vasos sanguíneos pierdan flexibilidad, elevando la presión arterial.

El calcio que sale de los huesos nunca jamás vuelve a ellos por el contrario escoge varios caminos: se elimina por la orina, pero si usted no toma agua, ni hace ejercicios, se forman sedimentos o cálculos urinarios, los órganos, huesos y arterias se empiezan a calcificar, lo cual se observa en radiografías tomadas ocasionalmente.

La única fuente de calcio confiable, seguro, eficaz y saludable, que garantiza una absorción del 100% es la proveniente del reino vegetal, créanme, ya que los minerales y las proteínas están en concentraciones ideales y sincronizadas de manera natural para que la absorción sea eficaz y los huesos nunca presenten osteopenia, artrosis, y osteoporosis.

Proteína Animal

Nuestra dieta ancestral es considerada por muchos como una dieta alta en proteínas. Una dieta alta en proteínas, sin el efecto de equilibrio entre frutas y verduras, no es óptima, pero una dieta compuesta por proteínas y vegetales en proporción, ha demostrado tener un efecto protector contra la obesidad, enfermedades del corazón, enfermedades metabólicas, como diabetes, osteoporosis y muchas otras enfermedades crónicas.

Una dieta baja en proteínas animales puede llevar a deficiencias de hierro, y vitaminas, como la B12. Por otro lado, muchas personan no saben que hay muchos nutrientes saludabkes de las proteínas animales que no se encuentran en los alimentos vegetales, como la carnitia, la taurinay carnosina. La carnitina es conocida como el nutriente quema grasas, porque es el encargado de regular dicha actividad, también es conocido para equilibrar la función tiroidea. La taurina es necesaria para regular la función del sistema nervioso, mientras que la carnosina está recibiendo una gran cantidad de patrones como nutrientes anti-envejecimiento.

Si a eso le sumamos el fenómeno ETA (Efecto térmico de los Alimentos) vosotros mismos veríais cuales son los beneficios. El ETA, También llamado proceso de Termogénesis, es la energía que se requiere para digerir, absorber y metabolizar los nutrientes. Aunque anteriormente se pensaba que esta energía era la necesaria para metabolizar proteínas, ahora parece ser el resultado de la síntesis de grasas y glucógeno a partir de carbohidratos. Los hidratos de carbono presentan un 6%, las grasas un 3-4% y las proteínas hasta un 30%, esto quiere decir, que nuestro cuerpo trabaja mejor, con una ingesta alta de proteína, parece que fue creado a conciencia.

Fito-Nutrientes

Una dieta rica en granos, especialmente la de cereales refinados, es extremadamente baja o obre en Fito-nutrientes en comparación con una dieta rica en frutas y veruras. Los Fit-nutrientes son sustancias químicas de las plantas que han demostrado ser extremadamente beneficiosos. Actúan como antioxidantes, modificadores genéticos, y tienen muchas otras funciones que nos proporciona salud, que la ciencia actualmente está empezando a entender. Muchos de estos fito-nutrientes han demostrado ser eficaces para prevenir el cáncer. En definitiva una dieta rica en frutas y verduras es una dieta rica en fito-nutrientes. Entre los fito-nutrientes encontramos los siguientes compuestos o sustancias químicas: flavonoides, carotenoides, luteína, terpenos, antocianinas, sulfurorafanos, entre muchos otros. A diferencia de las vitaminas y minerales, los fito-nutrientes carecen de valor nutricional.

Funciones de los fito-nutrientes

Las funciones de los fito-nutrientes son muchas y muy importantes:

  • Actúan como antioxidantes, protegiendo al ADN celular y evitando mutaciones que podrían causar cáncer.
  • Desintoxican al cuerpo de los agentes de la contaminación ambiental. Desactivan sustancias cancerogénicas.
  • Fortalecen el sistema inmune.
  • Protegen al cuerpo del desarrollo de enfermedades crónicas degenerativas como: cataratas, artritis, tensión alta, diabetes, envejecimiento, arterosclerosis y enfermedades cardíacas, entre otras.

¿Qué es el arco de los fito-nutrientes?

A continuación le mostramos el arco iris de fitonutrientes. Usted debe consumir diariamente una fruta y un vegetal de cada uno de los ochos grupos de colores. De esta manera, obtendrá toda la gama de fitonutrientes que necesita para conservar un óptimo estado de salud. En este sentido, se recomienda ingerir de cinco a nueve porciones diarias de frutas y vegetales.

Recuerde que las frutas y vegetales de colores vivos son más ricas en nutrientes.

Plan Arco Iris

Color Fuentes Nutrientes Beneficios
rojo Tomate, patilla, toronja rosada y guayaba. Licopeno. Combaten el cáncer de próstata y las afecciones cardíacas.
rojo/morado Uva, ciruela seca, manzana, arándano, mora y fresa. Flavonoides. Evitan los coágulos y las afecciones cardíacas
Naranja Mango, zanahoria y calabaza. Alfacaroteno y betacaroteno. Antioxidantes, combaten el cáncer y alteraciones pulmonares malignas.
Naranja/amarillo Naranja, mandarina, durazno, lechoza. Criptoxantina y terpenos. Combaten el cáncer y úlceras.
Amarillo/verde Espinaca, maíz, arveja, aguacate, melón. Luteína, zeaxantina y carotenoides. Antioxidantes, protegen la retina de la degeneración macular y las cataratas.
Verde Col de Bruselas, brócoli. Sulforafanos. Combaten el cáncer de pulmón.
Blanco Ajo, cebolla, cebollín. Organosulfidos. Combaten el cáncer, evitan la formación de coágulos y reducen las infecciones.
Azul/morado Mora. Antocianinas. Antioxidantes, controlan el cáncer y estimulan al cerebro.

Grasas saludables o Grasa Dietaría

Las altas cantidades de grasas omega-3 están presentes en la dieta ancestral. Tengo que destacar que los animales que consumían nuestros antepasados, estaban en total libertad, en cambio, ahora, es alimentado con grano. Como resultado, esta carne tenía un perfil de grasa similar a los peces en su contenido de grasa omega-3. Solo cuando se alimenta a los animales de manera mecánica a través de grano, es cuando comenzaron a almacenar grandes cantidades de grasas saturadas, claramente no están diseñados para eso. Irónicamente, la forma en que producen las vacas gordas es la misma manera de la que una persona almacena grasa; darles de comer grandes cantidades de granos de almidón procesados.

Las demás grasas muy saludables son las grasas monoinsaturadas que se encuentran en alimentos como nueces, aceitunas y aguacates. La cantidad abundante de aceite de oliva utilizado en la dieta mediterránea es una de las razones por las que es tan saludable. Tengo que destacar un punto favorable n nuestra dieta, que es el aceite de oliva, esta comprobad que una cucharada de aceite de olvida tomada directament de la botella, tiene numerosas respuesta beneficiosas, una de ellas es la pérdida de masa magra. Pero claro hoy en dia, como todo, es usado a diestro y siniestro, el aceite de olvida en el momento que entra en calor, sus grasas saludables pasan de ser buenas a muy malas. Por eso lo correctamente sano, es utilizarlo como aliño en verduras o similares. Nuestro antepasado más antiguo está preparado para las grasas saludables, Gracias a ellos, nuestros genes se expresan de una manera sana cuando comemos alimentos que incluyen ácidos grasos omega-3 y grasas monoinsaturadas, como el pescado.

6 puntos a comer la dieta ancestral en el mundo moderno

  • Coma muchas frutas, verduras y comer una amplia variedad
  • Comer alimentos que contienen grasas saludables (pescado y carne animal Magra)
  • Evitar / reducir al mínimo los productos de granos refinados (elegir los productos de granos enteros solamente)
  • Evitar / reducir al mínimo los productos convencionales lácteos (elegir sólo productos lácteos orgánicos)
  • Trate de elegir los productos de origen animal procedentes de animales que han sido criados en una forma sostenible.
  • Hacer del agua su bebida preferida y evitar las bebidas azucaradas

Tengo que destacar que no existe una dieta 100% aplicable a toda una población, porque por suerte hoy en día sabemos que todas las personas no son iguales. Sin embargo, el enfoque de la dieta paleolítica es probablemente sea la combinación más sana que pueda existir. Tambien sirve como un buen punto de partida en la búsqueda de su dieta óptima. Nuestra dieta ancestral sólo sirve como plantilla para una buena salud nutricional en torno al cual los planes individuales de alimentación pueden ser construidos. A diferencia de otros enfoques dietéticos populares, sin prejuicio, inmerso en la política en lugar de la ciencia y hechos. , que utiliza el mundo natural como un marco orientador

En definitiva

Por el Dr. Loren Cordain

Se basa en comer alimentos sanos, contemporáneos de los grupos de alimentos a nuestros antepasados ​​cazadores-recolectores que han prosperado durante el Paleolítico, el período de tiempo de unos 2,6 millones de años hasta el comienzo de la revolución agrícola, hace unos 10.000 años. Estos alimentos incluyen carnes frescas, cerdo, cordero, ave), pescado, mariscos, frutas frescas, vegetales, semillas, nueces y aceites saludables (oliva, coco, aguacate, macadamia, nueces y linaza). Los productos lácteos, cereales, legumbres, azúcares refinados y alimentos procesados ​​quedarían fuera totalmente.

Décadas de investigación del Dr. Loren Cordain y sus colegas científicos demuestran que los cazadores-recolectores normalmente estaban libres de las enfermedades crónicas y enfermedades que son epidemia en las poblaciones occidentales, entre ellos:

  • Obesidad
  • Las enfermedades cardiovasculares (enfermedades del corazón, derrame cerebral, presión arterial alta, insuficiencia cardíaca congestiva, aterosclerosis)
  • La diabetes tipo 2
  • Cáncer
  • Las enfermedades autoinmunes (esclerosis múltiple, artritis reumatoide, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, etc)
  • Osteoporosis
  • Acné
  • La miopía (visión corta), la degeneración macular, el glaucoma
  • Las varices, hemorroides, diverticulosis, reflujo gástrico
  • Gota

Se basa en los alimentos diarios y modernos que imitan a los grupos de alimentos de nuestros pre-agrícolas, Los siguientes siete características fundamentales de los cazadores-recolectores dietas le ayudarán a optimizar su salud, reducir al mínimo el riesgo de enfermedades crónicas, y perder peso.

  • Mayor consumo de proteína – La proteína actualmente ocupa el 15% de las calorías en la dieta media occidental actual, que es considerablemente más bajo que los valores medios de 19-35% de la dieta Ancestral. Productos de carne Magra, mariscos y otros animales representan a los alimentos básicos de la dieta Paleo de hoy en día.
  • Baja ingesta de hidratos de carbono y menor índice glucémico – frutas y vegetales frescos representan la principal fuente de hidratos de carbono y proporcionarán un 35-45% de las calorías diarias. Casi todos estos alimentos tienen bajos índices glucémicos que poco a poco digeridos y absorbidos, por ende no provocan altas subidas de insulina.
  • Un mayor consumo de fibra – fibra dietética es esencial para una buena salud,y a pesar de lo que nos dicen, los cereales integrales no son el lugar donde encontrarla. Las verduras contienen fibra ocho veces más que los granos enteros y 31 veces más que los granos refinados. Incluso las frutas contienen fibra dos veces más que los granos enteros y siete veces más que los granos refinados.
  • Moderado a alto consumo de grasas dominado por las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas grasas equilibradas con Omega-3 y Omega-6 – la cantidad total de grasa en su dieta no es la que eleva los niveles de colesterol en la sangre y aumenta el riesgo de enfermedades del corazón, cáncer y diabetes tipo 2, sino más bien el tipo de grasa. Corte las grasas trans y las grasas poliinsaturadas Omega-6 en su dieta y aumentar las grasas monoinsaturadas saludables y Omega-3 que fueron los pilares en nuestros antepasados.
  • Superior de potasio y baja ingesta de sodio – Alimentos no procesados, frescos, naturalmente contienen de 5 a 10 veces más potasio que sodio, pues nosotros estamos adaptados a esta relación. El potasio es necesario para el corazón, los riñones y otros órganos funcionen correctamente. Niveles bajos de potasio se asocia con presión arterial alta, enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares – los mismos problemas vinculan al sodio en exceso. Hoy en día, el americano medio consume aproximadamente el doble de sodio respecto al potasio.
  • Carga dietética alcalino que equilibra ácido dietética – Después de la digestión, todos los alimentos segregan un ácido o carga alcalina a los riñones. . Toda una vida de ácido dieta excesiva puede promover la pérdida ósea y muscular, presión arterial alta, y un mayor riesgo de cálculos renales, y puede agravar el asma.
  • El consumo excesivo de vitaminas, minerales, antioxidantes y fito-químicos de plantas – Los granos enteros no son un buen sustituto de las carnes magras, frutas y verduras, ya que no contienen vitamina C, vitamina A o vitamina B12. Muchos de los minerales y algunas de las vitaminas B que dicen que contienen los granos enteros no son bien absorbidos por el cuerpo.

Dato interesante es, la gran cantidad de atletas profesionales que han hecho de la paleo dieta su forma de vida. Múltiples estudios muestran los beneficios en la materia deportiva. Jugadores de baloncesto de la NBA, tenistas profesionales como Rafael Nadal, y multitud de futbolistas profesionales llevan dicha alimentación.

Aquí podéis ver parte de las investigaciones realizadas por Dr. Loren Cordain, evidentemente no puedo ponerlas todas ya que son más de lo que podríais leer, estas son bastante interesantes.

Investigaciones

2011

Cordain, L., Hickey, M. , Kim K. Malaria and rickets represent selective forces for the convergent evolution of adult lactase persistence. In: Biodiversity in Agriculture: Domestication, Evolution and Sustainability, Gepts P, Famula T, Bettinger R et al. (Eds.), Cambridge University Press, Cambridge, UK, 2011, pp 299-308.

Download PDF

Download PDF

Carrera-Bastos P, Fontes Villalba M, O’Keefe JH, Lindeberg S, Cordain L. The western diet and lifestyle and diseases of civilization. Res Rep Clin Cardiol 2011; 2: 215-235.

Cordain L, Friel J. The Paleolithic Athlete: The Original Cross Trainer. In: Anthropology of Sport and Human Movement, Sands R. (Ed.), Lexington Books, 2010, pp. 267-276.

Download PDF

Download PDF

Kuipers RS, Luxwolda MF, Janneke Dijck-Brouwer DA, Eaton SB, Crawford MA, Cordain L, Muskiet FA. Estimated macronutrient and fatty acid intakes from an East African Paleolithic diet. Brit J Nutr , 2010 Dec;104(11):1666-87.

Download PDF

O’Keefe J, Cordain L, Harris WH, Moe RM, Vogel R. Response to letter to the editor: RE: The optimal low-density lipoprotein is 50 to 70 mg/dl. J Am Coll Cardiol 2005;45:1732.

Download PDF

Abuissa H, O’Keefe JH, Cordain, L. Realigning our 21st century diet and lifestyle with our hunter-gatherer genetic identity. Directions Psych 2005;25: SR1-SR10.

Download PDF

Cordain L. Dietary implications for the development of acne: a shifting paradigm. In: U.S. Dermatology Review II 2006, (Ed.,Bedlow, J). Touch Briefings Publications, London, 2006.

Download PDF

Cordain L. Implications of Plio-Pleistocene Hominin Diets for Modern Humans. In: Early Hominin Diets: The Known, the Unknown, and the Unknowable. Ungar, P (Ed.), Oxford University Press, Oxford, 2006, 363-83.

Download PDF

Cordain L. Saturated fat consumption in ancestral human diets: implications for contemporary intakes. In: Phytochemicals, Nutrient-Gene Interactions, Meskin MS, Bidlack WR, Randolph RK (Eds.), CRC Press (Taylor & Francis Group), 2006, pp. 115-126.

Download PDF

Cordain L., Hickey MS. Ultraviolet radiation represents an evolutionary selective pressure for the south-to-north gradient of the MTHFR 677TT genotype. Am J Clin Nutr 2006;84:1243.

Download PDF

O’Keefe JH Jr, Cordain L, Jones PG, Abuissa H. Coronary artery disease prognosis and C-reactive protein levels improve in proportion to percent lowering of low-density lipoprotein. Am J Cardiol. 2006 Jul 1;98(1):135-9.

Download PDF

Eaton SB, Konner MJ, Cordain L. Diet-dependent acid load, Paleolithic nutrition, and evolutionary health promotion. Am J Clin Nutr 2010;91:295-97.

Download PDF

Brand-Miller J, Mann N, Cordain L. Paleolithic nutrition: what did our ancestors eat? In: ISS 2009 Genes to Galaxies. Eds: Selinger A, Green A. The Science Foundation for Physics, University of Sydney. University Publishing Service, University of Sydney, Sydney, 2009; 28-42.

Download PDF

Download PDF

Eaton SB, Cordain L, Sparling PB, Cantwell JD. Evolution, body composition and insulin resistance. Preventive Medicine, 2009;49:283-285.

Download PDF

Eaton SB, Cordain L, Sebastian A. The Ancestral Biomedical Environment In: Endothelial Biomedicine. W.C. Aird (Ed), Cambridge University Press, 2007, pp. 129-134.

Download PDF

1. Cordain L, Eaton SB, Sebastian A, Mann N, Lindeberg S, Watkins BA, O’Keefe JH, Brand-Miller J. Origins and evolution of the western diet: Health implications for the 21st century. Am J Clin Nutr 2005;81:341-54

Download Now

2. Cordain L, Brand Miller J, Eaton SB, Mann N, Holt SHA, Speth JD. Plant to animal subsistence ratios and macronutrient energy estimations in worldwide hunter-gatherer diets. American Journal of Clinical Nutrition, 2000, 71:682-92.

Download Now

3. Cordain L, Eaton SB, Brand Miller J, Mann N, Hill K. The paradoxical nature of hunter-gatherer diets: Meat based, yet non-atherogenic. Eur J Clin Nutr 2002;56 (suppl 1):S42-S52.

Download Now

4. Cordain L, (1999). Cereal grains: humanity’s double edged sword. World Review of Nutrition and Dietetics, 84: 19-73.

Download Now

5. Cordain L, Toohey L, Smith MJ, Hickey MS. Modulation of immune function by dietary lectins in rheumatoid arthritis. British Journal of Nutrition, 2000, 83:207-217.

Download Now

6. Cordain L, Watkins BA, Mann NJ. Fatty acid composition and energy density of foods available to African hominids: evolutionary implications for human brain development. World Review of Nutrition and Dietetics, 2001, 90:144-161.

Download Now

7. Cordain L, Watkins BA, Florant GL, Kehler M, Rogers L, Li Y. Fatty acid analysis of wild ruminant tissues: Evolutionary implications for reducing diet-related chronic disease. Eur J Clin Nutr, 2002;56:181-191.

Download Now

8. Cordain L, Eaton SB, Brand Miller J, Lindeberg S, Jensen C. An evolutionary analysis of the etiology and pathogenesis of juvenile-onset myopia. Acta Opthalmolgica, 2002,80:125-135.

Download Now

9. Cordain L, Lindeberg S, Hurtado M, Hill K, Eaton SB, Brand-Miller J. Acne vulgaris: a disease of Western civilization. Arch Dermatol. 2002 Dec;138(12):1584-90.

Download Now

10. Cordain L, Eades MR, Eades MD. (2003). Hyperinsulinemic diseases of civilization: more than just syndrome X. Comp Biochem Physiol Part A:136:95-112.

Download Now

Loren Cordain, Dr. Loren Cordain , PhD, can be contacted at:
Professor, Department of Exercise & Sports Science
Colorado State University
Fort Collins, Colorado 80523 USA

k