Aviso legal Todas las obras de esta web están bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivadas 3.0 Unported.


Para empezar de forma breve voy a explicar que es un estado de “overreaching”. Todo atleta que ha entrenado con el fin de mejorar el rendimiento sabe que a menudo exponemos a nuestro organismo a cargas de entrenamiento progresivamente mayores (ya sea en intensidad, frecuencia o duración) con el fin de adaptar fisiológica y estructuralmente a sistemas y órganos, y con ello ser capaces de mejorar nuestras respuestas (rendimiento) frente al ejercicio. El “arte de entrenar” consiste en ser capaz de manejar ese estrés (entrenamiento físico) para alcanzar el máximo grado de adaptación (estado de forma).

overreaching-overtraining-graph

Cuando la carga es puntualmente excesiva (una sesión de entrenamiento) nos fatigamos. Esta fatiga es reversible con el descanso activo (menores cargas) o pasivo (reposo), es decir, con una adecuada recuperación. Si persistimos durante un tiempo con las altas cargas de entrenamiento y/o si no acotamos un tiempo de recuperación adecuado, es probable que al cabo de unos días o semanas pasemos a un estado de fatiga asentada (no sería correcto llamarle crónica), que en términos coloquiales los atletas  denominan “estar pasado de vueltas”; es este estado lo que se entiende por overrreaching (que podríamos traducir como sobresolicitación). Este estado es relativamente normal en el proceso del entrenamiento, disminuyendo el rendimiento, y pudiendo recuperarnos en un periodo de unas 2 semanas. Si esta recuperación se gestiona bien, un efecto de “supercompensación” (en la terminología clásica) ocurrirá y el rendimiento mejorará. Sin embargo, si la recuperación no es adecuada y/o las cargas de entrenamiento siguen demasiado altas, el atleta puede adentrarse en un estado complicado y no bien entendido, que se denominaovertraining (sobreentrenamiento), en el que el rendimiento disminuye muy significativamente, y desde el que puede costar salir meses o incluso años, aún cuando establezcamos periodos de descanso total, constituyendo desde el punto de vista de la fisiología, el principal enemigo del deportista de competición.

Introducción 

Vamos con el estudio Journal of Strength & Conditioning Research: May 2003 ,el propósito de este estudio fue examinar los efectos de la suplementación de aminoácidos sobre la fuerza muscular, potencia y resistencia de alta intensidad durante la extralimitación de un entrenamiento de resistido a corto plazo (estado de overreaching) . 17 hombres entrenados seleccionados ingerierón un suplemento de aminoácidos (AA) y el grupo placebo (P) de grupo el cual ingerio un jugo de limón. Los dos grupos se sometierón a las 4 semanas de entrenamiento de resistencia de todo el cuerpo que consta de dos fases de 2 semanas de extralimitación (fase 1: 3 X 8-12 repeticiones máximas [RM], 8 ejercicios, fase 2: 5 X 3-5RM, 5 ejercicios). La fuerza muscular, potencia y resistencia de alta intensidad se determinarón antes (T1) y al final de cada semana de entrenamiento (T2-T5).

 

 

Composición del suplemento de aminoácidos ingerido

Composición del suplemento de aminoácidos ingerido

Enrenamiento que llevado realizado por el grupo AA

Resultados

la 1RM (repetición máxima) en squat  y press de banca disminuyerón en el T2 en el grupo (P) (5,2 y 3,4 kg, respectivamente), pero no en el grupo AA, y el cual mostró aumentos significativos en 1RM en sentadilla y press de banca, se observaron a T3-T5 en ambos grupos. Se observó una disminución en la potencia balística de press de banca en T3 en P pero no AA. El índice de fatiga durante la evaluación squat de 20 repeticiones de salto no cambió en el grupo P en T3 y T5 (índice de fatiga = 18,6 y 18,3%, respectivamente), mientras que se observó una tendencia a la reducción en el grupo AA (p = 0,06) en T3 (12,8%) pero no T5 (15,2%, p = 0,12).

resultado 1 resultado 2 resultado 3

Conclusión

Estos resultados indican que el impacto inicial de alto volumen o una extralimitación en el entrenamiento de resistido (fuerza)  reduce la fuerza muscular , y parece que estas reducciones se atenúan con la suplementación de aminoácidos. Además, se observó como resultado extra que un alto volumen inicial, seguido de una fase de intensidad moderada de fatiga y seguida de una mayor intensidad o fase moderada en volumen parece ser muy eficaz para la mejora de la fuerza muscular en hombres entrenados. Estos datos son sumamente importantes ya que un estado como el que mencione anteriormente, es el pre estado a un estado de sobre-entrenamiento (overtraining).

A continuación comentaré las alteraciones fisiológicas asociadas más frecuentemente a los estados de “sobre-solicitación y sobre-entrenamiento”, teniendo en cuenta que no hay signos o síntomas propios en exclusividad (patognomónicos, se llama en medicina) de los mismos: 1) disminución del rendimiento; esta siempre está presente, y se puede valorar el tiempo de un test hasta la fatiga; 2) bajo estado de ánimo; muy frecuente igualmente; 3) descenso del VO2max; 4) descenso de la frecuencia cardiaca máxima; 5) descenso de las concentraciones máximas y submáximas de lactato en sangre, solo combinado al descenso del rendimiento; 6) descenso en la relación testosterona/cortisol de más de un 30%; no demasiado fiable; 7) cambios (aumento o descenso) en las concentraciones de catecolaminas (sangre y orina); y 8) alteraciones en la variabilidad de la frecuencia cardiaca. Desde un punto de vista práctico y sin necesidad de recurrir a test o pruebas más sofisticadas, podemos sospechar un estado de overreaching si: 1) desciende objetivamente nuestro rendimiento sin justificación aparente; 2) la frecuencia cardiaca basal se eleva de forma continua; y 3) la frecuencia cardiaca durante el esfuerzo es significativamente más alta o más baja que lo normal. Lógicamente, una vez tengamos la sospecha deberemos acudir el un Centro de Medicina del Deporte para confirmar el diagnóstico.