Actualmente todos estamos muy preocupados por la epidemia de obesidad que tenemos hoy en día, desgraciadamente de casi todas las edades. A menudo para solucionarlo la gente tiende a mirar a la ciencia, tratamientos médicos y demás soluciones para tratar de reducirlo. Sin embargo, a veces nos olvidamos de lo que estoy cansado de repetir, es que también podemos bajar de peso mediante la introducción de cambios sutiles a nuestra dieta. Pues bien, la Nutricionista Carol Johnston afirma en un artículo acerca de las diferentes maneras de perder peso, que una forma simple de aumentar la perdida de peso es la de subir la ingesta de vitamina C.

Vitamina C y su directa relación con el peso

Iré al grano, la mayoría de nosotros pensamos que consumimos suficiente vitamina C, pero nos olvidamos de que grandes cantidades de esta vitamina se pierden durante el procesamiento de alimentos. Como resultado de un déficit (carencia) de la misma. Los médicos han informado de casos de escorbuto en la literatura reciente (Enfermedad producida por la carencia o escasez de vitamina C, que se caracteriza por el empobrecimiento de la sangre, manchas lívidas, ulceraciones en las encías y hemorragias)

Pues bien, ahora su relación con el peso. Una deficiencia de vitamina C reduce la síntesis del cuerpo de la L-carnitina, un aminoácido empleado por las mitocondrias para oxidar los ácidos grasos.

Estudio

Johnston llevó un grupo de sujetos de prueba a comer una dieta baja en vitamina C durante cuatro semanas, con un entrenamiento leve en cinta. Después ese periodo, a los mismos sujetos se les dio un suplemento que contiene 500 mg de vitamina C cada día durante cuatro semanas. Después de este mes de reposición, se registró el rendimiento de los sujetos en la cinta. Ambas sesiones de cinta durarón una hora, exactamente lo mismo, y la alimentación fue la misma, con la única diferencia del añadido de vitamina C 500mg día.

Resultados

La siguiente figura muestra lo que sucedió durante esa hora cuando los sujetos tenían una escasez de vitamina C (depletado) y cuando esta escasez se había repuesto (repletado).

vitc2

Johnston también midió la cantidad de grasa oxidada (quemada) por los sujetos:

vitc

Johnston también hace referencia a otro estudio que encontró en el que los investigadores pusieron dos grupos de sujetos en una dieta para bajar de peso. Un grupo recibió un placebo y la otra tiene un par de gramos de vitamina C cada día. Después de seis semanas, los sujetos del grupo placebo habían perdido un poco menos de un kilogramo. [Nutr Health. 1985; 4(1): 25-8.] Los que estában en el grupo que tomarón la vitamina C habían perdido 2,5 kilos. Johnston cree que su investigación explica por qué esto era así.

Conclusión

El estado de la vitamina C está inversamente relacionada con la masa corporal. Los individuos con un estado adecuado de vitamina C oxidan un 30% más de grasa durante una sesión de ejercicio moderado (en este caso) que los individuos con bajo nivel de vitamina C.  Tenemos que tener en cuenta que la elección de alimentos pueden afectar la saciedad después de comer y el hambre. Por ejemplo, los alimentos ricos en proteínas promueven la termogénesis postprandial y una mayor sensación de saciedad en comparación con bajo contenido de hidratos de carbono y alimentos bajos en grasa como los LIGHT o alimentos para “”adelgazar””de hoy en día que la mayoría de gente suele comprar; por lo tanto, los regímenes de dieta con un ADECUADO contenido de vitamina C pueden mejorar el cumplimiento de la dieta y la eficacia de la perdida de peso.