El aceite de pescado enriquecido con DHA te ayudará a aumentar tu  capacidad cerebral y es una de las maneras más eficaces para el cuidado del corazón. Tomar aceite de pescado rico en DHA también preservará la función cerebral en el futuro mediante la construcción de los cimientos de la cognición sana. El DHA (Ácido Docosahexaenoico) es uno de los tres ácidos grasos Omega 3, y los encontrarás en la grasa del pescado, pero muchas personas están muy confundidas sobre cual de los ácidos grasos es mejor para ellos. En este articulo te voy a detallar como puedes beneficiarte y asegurarte de que estas recibiendo suficiente aceite de pescado.

Para casi todas las poblaciones. el aceite de pescado Omega-3 es el numero uno en los componentes nutricionales más importantes. Ya se trate de deportistas, mujeres embarazadas, ancianos, niños pequeños, adolescentes obesos, desarrollo de los fetos, etc. necesitan una dosis diaria de aceite de pescado omega-3. En general, todas estas personas se beneficiaran de la concentración  de DHA que hay en el aceite de pescado.
DHA esta involucrado en estos siguientes procesos fisiologicos. 

1- El desarrollo del cerebro y el cociente intelectual en el feto y en los niños pequeños.
2- La salud materna durante el embarazo
3- La función cerebral saludable en los adultos, prevención de demencia temprana y Alzeimer.
4- Función optima del neurotransmisor, mantenimiento del estado de ánimo y prevención de la depresión.
5- Cuida la salud cardiovascular y previene la inflamación.
6- Gestión de la insulina, uso de la energía y regulación del metabolismo.
7-Composición corporal magra y saludable.
8- Apoya la función y la absorción de la mayoría de los nutrientes en el cuerpo.

9- aumento de la testosterona de forma natural.

El Aceite de pescado DHA y las grasas Omega-3 :Los Fundamentos

Supplement PurePharma

Algunas cosas son esenciales a la hora de tomar DHA. En primer lugar, debes de asegurarte de que el nivel de la toma de omega-3 se equilibra con el omega-6. En segundo lugar, por los beneficios que te mencione anteriormente, debes tomar más DHA con base en estudios de investigación que muestran que los mayores beneficios vienen de tener una ingesta con gran concentración de DHA.

Las grasas omega-3 incluyen DHA, EPA y ALA

Se consumen comúnmente en una dieta rica en pescados, carnes salvajes o alimentadas con pasto. El interés por conseguir las grasas omega-3 en la dieta es que el pescado ha sido contaminado con mercurio y otros contaminantes. Te lo explicaré más adelante, pero es necesario mencionarlo aquí ya que va a hacer más daño que bien si quieres conseguir las grasas omega-3 del aceite de pescado contaminado.

CLASE DE CIENCIAS

Como he mencionado, los componentes activos principales del aceite de pescado son EPA, DHA y ALA. En el organismo, los ácidos grasos EPA y DHA se almacenan en la bicapa fosfolipídica de células para usarlos en el futuro. Si consumes suficiente EPA o DHA, puedes modificar significativamente la composición de las grasas que forman la bicapa de las células. Esto puede afectar en gran medida a los procesos que utilizan estos lípidos (grasas) almacenadas.
De especial importancia es la naturaleza antioxidante y las eficaces propiedades antiinflamatorias relacionadas con el ejercicio de los EPA y DHA. Dado que el ejercicio de alta intensidad y el entrenamiento con pesas aumenta los procesos de inflamación y oxidación, la reducción de esta respuesta corporal puede ser beneficiosa para mejorar la recuperación posterior al ejercicio. Aunque hay cada vez más estudios, aún deben realizarse investigaciones más completas sobre este aspecto de los suplementos de EPA y DHA.
Para las personas que desean desarrollar músculo, hay estudios que sugieren que los suplementos de EPA y DHA ayudan en la síntesis y limitan la degradación de proteínas musculares. Esto puede significar un menor deterioro y un mayor desarrollo muscular.


Balance del Omega-3 con el Omega-6

Lo esencial es el balance del omega-3 y la ingesta de Omega-6 además de eliminar completamente las grasas Trans y las grasas Hidrogenadas.
Las grasas Omega-6 se encuentran en abundancia en aceites vegetales ( Maíz, sésamo, cacahuete, etc) y estas grasas también se utilizan en la cocina y producción de alimentos procesados. Se encuentra en demasiada abundancia en la dieta típica occidental y han dado lugar a una relación muy asimétrica entre grasas Omega-6 y Omega-3.

Los seres humanos evolucionaron en una dieta con proporción igual entre estos dos tipos de grasas debido a la alta prevalencia de la carne de animales salvajes en la dieta y evidentemente 0 alimentos procesados. En la dieta típica de hoy en día, esa relación se ha sesgado a cualquier lugar desde 15:1 a tan malo como 50:1 de Omega-6 a Omega-3. El objetivo es darle la vuelta a ese ratio, para que esa relación entre estas grasas vuelvan a jugar el papel para una salud óptima. Las grasas Omega-6 no son ”Grasas Malas”, solo que no son tan buenas para la salud como las Omega-3 y menos en esa proporción. 

Para el nivel más básico  la razón por lo que las grasas omega-3 son las mejores para el cerebro y el uso de energía (Piensa en la quema de grasa) es por que las grasas varían mucho en cuanto a su permeabilidad. Los Omega-3 son las grasas más liquidas que hay, lo que significa que si tu cuerpo almacena Omega-3 en las capas de lípidos celulares, es más fácil alimentar al cerebro con nutrientes y otras células del cuerpo. Las Omega-6 son las siguientes en cuanto a permeabilidad, seguidas por otros tipos de grasas, y una de ellas son las grasas trans, son las peores y las grasas más cenagosas, impermeables que no vas a desear tener en ningún lugar de las células y menos en las del cerebro.

Rico en DHA: Contruye el cerebro del bebé con Coeficiente Intelectual Óptimo

De gran interés para futuras y las actuales madres, son las evidencias de que tomar DHA durante el embarazo y la lactancia (y suplementando durante la infancia) se traduce en un mayor coeficiente intelectual en los niños. Por ejemplo, los investigadores dieron a las mujeres embarazadas aceite de pescado en una proporción de 2 a 1 de DHA a EPA. Y a otro grupo de mujeres embarazadas les dieron un suplemento de Omega-6. Esperaron cuatro años, y se hizo una prueba del coeficiente intelectual de los niños a los cuatro años de edad. Los hijos de las madres que recibieron el aceite de pescado rico en DHA y EPA, han realizado sustancialmente un mejor procesamiento mental y tenían coeficientes intelectuales más altos que los descendientes del grupo Omega-6.

Aumentar tu ingesta de DHA o la de tu hijo, proporciona nutrientes potentes para las señales de los neuroreceptores y la actividad enzimática efectiva en el cerebro.
Recomiendo una buena dosis de aceite de pescado rico en DHA a todos mis clientes y a todos les han aportado enormes diferencias en las habilidades tanto propias como las de sus hijos.

Una ventaja de los niños en la escuela

El aceite de pescado rico en DHA es el componente clave para añadir en tu dieta, la de su hijo o para adolescentes, ya que ayudará a regular su cerebro para el aprendizaje y la retención de información, además de regular las hormonas junto a una adecuada alimentación en niños con hiperactividad  El aceite de pescado rico en DHA es probablemente el suplemento con más apoyo clínico y científico para el tratamiento de la hiperactividad en niños.
Por ejemplo, en un estudio los niños con TDAH que tomaron un suplemento de aceites de pescado rico en DHA junto a suplementos de magnesio y zinc tuvieron importantes mejoras en una prueba de habilidades del cerebro y demostraron menos hiperactividad en los niños que tomaron EPA.

Para los niños en edad escolar , especialmente a los que les cuestan y tienen problemas de concentración, los mejores resultados se obtienen cuando los padres aseguran su ingesta de magnesio y zinc, junto a aceites de pescado ricos en DHA, porque estos minerales son primarios en la función cerebral.

Extra de DHA para el anti envejecimiento del cerebro

El DHA no solo compone las capas de lípidos de células del cerebro sino que también afecta a su estructura y los sistemas de señalización eléctrica en el cerebro y la salud del sistema nervioso.

El DHA protege el corazón

Una gran concentración de DHA es importante para proteger el corazón y prevenir la inflamación crónica.
Un estudio a gran escala publicado en el European Journal Of Clinical Nutrition mostró que los hombres sanos que tenían mayor ingesta ed DHA tenían niveles muy bajos de inflamación crónica, que es un indicador primario del riesgo de enfermedades cardíacas.

Existe la preocupación de que el pescado, especialmente el atún altamente tóxico (en Francia llaman al atún ”La basura del mar”) contiene niveles peligrosamente altos de mercurio, que pueden conducir a mayores riesgos para la salud. La mejor manera de minimizar la exposición a las toxinas y metales pesados, como el mercurio, es tomar aceite de pescado de una fuente de calidad como los calamares. Son menos propensos a ser tóxicos y las sardinas son otra buena opción.

Elevar el rendimiento deportivo con DHA

El aceite de pescado rico en DHA también es importante para el rendimiento atlético y la composición corporal. Si estas tratando de perder peso, conseguir la dosis ideal de omega-3 es esencial – la eliminación de grasa en la dieta no es la respuesta a la perdida de peso.

 

Si estas entrenando tu fuerza para aumentar  el rendimiento, también es importante el DHA ya que las fibras de contracción rápida tienen una mayor demanda de DHA. Los velocistas y atletas en los deportes de fuerza relativa como la gimnasia y la lucha se pueden beneficiar mucho del aceite de pescado rico en DHA.

 

Escolano-Margarit, M., Ramos, R., et al. Prenatal DHA Status and Neurological Outcome in Children at age 5.5 Years are Positively Associated. Journal of Nutrition. 2011. 141(6), 1216-1223.
Jackson, P., Reay, J., et al. DHA-Rich Oil Modulates the Cerebral Haemodynamic Response to Cognitive Tasks in Healthy Young Adults: A Near IR Spectoscopy Pilot Study. British Journal of Nutrition. October 2011. Published Ahead of Print.
Calon, F. Omega-3 Polyunsaturated Fatty Acids in Alzheimer’s disease: Key Questions and Partial Answers.Current Alzheimer’s Research. August 2011. 8(5), 470-478.
Sinn, N., Milte, C., et al. Effects of N-3 Fatty Acids, EPA v. DHA on Depressive Symptoms, Quality of Life, Memory and Executive Function in Older Adults with Mild Cognitive Impairment: A 6-Month Randomized Controlled Trial. British Journal of Nutrition. September 2011. Published Ahead of Print.
Antalis, C., Stevens, L., et al. Omega-3 Fatty Acid Status in ADHD. Prostaglandins Leukotrienes and Essential Fatty Acids. 2006. 75(4-5), 299-308.
Raz, R., Gabis, L. Essential Fatty Acids and ADHD: a Systematic Review. Developmental Medicine in Child Neurology. 2009. 51(8), 580-592.
Reinders, I., Virtanen, J., et al. Association of Serum n-3 Polyunsaturated Fatty Acids with C – reactive protein in Men. European Journal of Clinical Nutrition. 2011. Published Ahead of Print.
Tou, J., Altman, S., et al. Different Sources of Omega-3 Polyunsaturated fatty Acids Affects Apparent Digestibility Tissue Deposition, and Tissue Oxidative Stability in Growing Female Rats. Lipids, Health, and Disease. October 2011. 10(179).