Introducción

Muchos “profesionales del sector” piensan que la mejor alternativa a las ingestas de comida dulce, son los edulcorantes bajos o sin calorías, tipo aspartamo (E-951), ciclamato sódico (E952) ,  inócuo acesulfamo-K (E950), muy empleados como por ejemplo en la Coca-cola ® cero, pueden facilitar la pérdida de peso o el mantenimiento del mismo, ayudando a reducir el consumo de energía; Sin embargo, la investigación de la pasada semana, Am J Clin Nutr. 2014 Septiembre, tuvo como objetivo  examinar los edulcorantes bajos en calorías (LCS) y el peso corporal como resultado de estos. 

Objetivo

El objetivo fue revisar y evaluar sistemáticamente los ensayos controlados (ECA) y estudios de cohorte que hay al respecto, por separado, los cuales habían examinado la relación entre el LCS , el peso corporal y la composición cuantitativa.

Método

Una búsqueda sistemática de la literatura científica identificó 15 ECA y 9 estudios que examinaron los LCS de los alimentos o bebidas o LCS consumidas como edulcorantes de mesa (tipo sacarina, etcétera).  En ECA, LCS hubo una modesta pero significativamente reducción en todos los resultados examinados, incluyendo el peso corporal (-0,80 kg; IC 95%: -1.17, -0.43), índice de masa corporal [IMC (en kg / m (2)): -0,24; IC del 95%: -0.41, -0.07], la masa grasa (-1,10 kg; IC del 95%: -1,77 a -0,44), y la circunferencia de la cintura (-0,83 cm, IC 95%: -1.29, -0.37). Entre los estudios de cohorte prospectivos, la ingesta de LCS no se asoció con el peso corporal o la masa grasa, pero se asoció significativamente con el IMC ligeramente superior (0,03, IC del 95%: 0,01 a 0,06).

Conclusión

El meta-análisis actual proporciona una evaluación rigurosa de la evidencia científica sobre los edulcorantes LCS , el peso corporal y la composición. Los resultados de los estudios observacionales no mostrarón ninguna asociación estéticamente significativa entre el consumo de LCS y el peso corporal o la masa grasa.  Una vez más vemos, la importancia de una buena nutrición, sobre todo de una buena calidad nutricional. Quiero decir, que no por sustituir los alimentos, por alimentos bajos en calorías vamos a tener una reducción de peso significativa, ya que en este proceso es vital una correcta alimentación y un apoyo con el ejercicio físico.