¿CÓMO PREPARAS TU MENTALIDAD PARA EL ENTRENAMIENTO?

Esto puede parecer una pregunta trivial para reflexionar, en realidad es una pregunta que no solo tiene una respuesta. Antes de sumergirme en este concepto, voy a crear un contexto en torno a lo que quiero decir con “entrenamiento” y “preparación”.

Entrenamiento: una actividad rutinaria dirigida a un objetivo distante en el tiempo

Preparación: autoorganización para maximizar la utilidad de una tarea determinada

* Mis definiciones para el contexto de esta publicación…

Con esas definiciones en mente, ahora podemos identificar lo que significa prepararse para el entrenamiento: trabajo consistente autoorganizado con un objetivo distante en mente. Y sabiendo esto, podemos dilucidar cómo podemos prepararnos mejor para entrenar y maximizar nuestro tiempo en el gimnasio. A continuación, os presento los cuatro puntos que mas adelante trataré:

  1. Comprender el propósito / intención detrás del entrenamiento.
  2. Tener un objetivo claro dentro de la misma sesión de entrenamiento (resaltando un “triunfo” específico para el día).
  3. Presencia constante durante toda la sesión de entrenamiento.
  4. Revisa y reflexiona sobre el trabajo realizado.

 

PREPARA TU MENTE

 

COMPRENDER EL PROPÓSITO / INTENCIÓN DETRÁS DEL ENTRENAMIENTO.

Este es el primero, por una razón. Necesitamos tener una comprensión clara de por qué estamos haciendo lo que estamos haciendo. Si no tenemos claro esto, estaremos trabajando sin rumbo. Siempre debe haber un objetivo claro detrás de nuestra preparación diaria. ¿Por qué necesitas reducir el volumen en back squat y aumentarlo en un split squat? ¿Por qué necesitas hacer estiramientos? ¿Por qué necesitas utilizar una bicicleta? El objetivo siempre dicta el entrenamiento. Y aquí es donde entra un entrenador. Ser esa persona que esta en la esquina, capaz de aclararte todas estas dudas, discutir cómo se ve esa línea de tiempo, qué áreas necesitarán más atención que otras y cómo se desarrollará ese plan en el próximo año. Al tener un propósito claro detrás de tu entrenamiento, creas objetivos claros detrás de cada sesión de entrenamiento.

Cuando nuestro propósito es claro, podemos maximizar la presencia y la ejecución. Esto es un punto muy importante

 

2º – TENER UN OBJETIVO CLARO DENTRO DE TU SESIÓN DE ENTRENAMIENTO

Al alimentarse del primer punto, un propósito claro detrás de nuestro entrenamiento nos permite crear un objetivo claro para cada sesión de entrenamiento. Si observamos el programa de entrenamiento de cualquier atleta olímpico que se está preparando para las pruebas olímpicas, y sacamos una sesión específica un martes por la tarde, habrá un objetivo claro para esa sesión específica. Y a partir de ese objetivo claro, podemos identificar un “triunfo” específico para la sesión. Con un objetivo claro viene la capacidad de especificar un claro “triunfo”. Los seres humanos son impulsados ​​por el progreso. Necesitamos saber que estamos avanzando. Es un impulso innato. Al identificar un “triunfo” para la sesión, creamos un objetivo, que nos permite aprovechar nuestras vías dopaminérgicas que se basan en la motivación de recompensa.

Tener un objetivo claro dentro de cada sesión de entrenamiento nos permite especificar un logro, lo que crea un objetivo, cultivando una mayor presencia y ejecución.

 

3 ° – PRESENCIA CONSISTENTE EN TODA LA SESIÓN DE ENTRENAMIENTO

Si hay una cosa que todos podemos mejorar dentro de nuestra preparación es la presencia constante. Esto se ha vuelto más desafiante en la última década debido a las redes sociales, la tecnología y demasiado “ruido”. Sin embargo, podemos combatir esto con los 4 puntos discutidos en este artículo. Ahora que tenemos un objetivo claro para cada sesión, es hora de crear una presencia constante. Un consejo para esto es apagar tu teléfono. Toma un descanso. Lo sé, eso es difícil. Un paso antes de eso podría ser poner tu teléfono en modo avión. Esto evitará que aparezcan mensajes entrantes, lo que te hará olvidar la tarea en cuestión. Esto te permitirá limitar tu enfoque al objetivo clave de la sesión.

La intención clara y el enfoque fomentan una presencia máxima que permite al atleta sumergirse completamente en la tarea en cuestión. En psicología, esto se llama “flujo”, absorción completa en lo que uno hace y una pérdida resultante en el sentido del espacio y el tiempo

Mayor flujo = mayor ejecución.

 

4° – REVISAR Y REFLEXIONAR

Una de las piezas de entrenamiento más olvidadas es la reflexión. Nuestros sistemas están conectados para acciones inconscientes, también conocidas como comportamientos recurrentes. A diario hacemos cosas sin pensar en ellas. Ejemplos simples: cepillarse los dientes, ponerse el cinturón de seguridad, bloquear el automóvil, ponerte bien las gafas , etc. Esta idea de estar inconsciente puede extenderse a nuestro entrenamiento, donde comenzamos a “hacer los movimientos”. Si bien los puntos anteriores ayudarán a evitar que eso suceda, el paso de cimentación es revisar y reflexionar sobre nuestros resultados una vez que terminemos. Además de sacar el entrenamiento del inconsciente y llevarlo a la mente consciente, nos permite comparar y contrastar nuestros resultados con sesiones pasadas, o trabajos, que se parecían a lo que acabamos de completar. Yendo un paso más allá, grabar piezas de nuestro entrenamiento nos permitirá revisar posiciones, técnicas, lenguaje corporal, etc. con la intención de perfeccionarlas para futuras sesiones.

Personalmente, tengo registrado casi todas mis sesiones de entrenamiento que para mi eran de importancia desde el 2018, escritos en cuaderno y luego pase a escribirlas en mi ordenador, llevando un registro importante, (esto no es nada espectacular…conozco personas que tienen más de 7 años de registros…). Cuando comencé a entrenar, necesitaba hacer un seguimiento de mis pesos, repeticiones, series, etc. Era algo que no dejaba mi cabeza pensar con claridad sobre el entrenamiento del dia siguiente, pues necesitaba plasmarlo todo y yo verlo escrito y así poder revisar futuras sesiones. Esto se convirtió en parte de mi rutina. Grabación diaria de mis sesiones de entrenamiento con una revisión de lo que hice para ver el crecimiento junto con áreas que necesitarán mejoras para el futuro.

Tómate el tiempo justo después de cada sesión para sentarse, revisar y reflexionar sobre tu entrenamiento. Esto ayudará a mantenerte honesto y sincronizado o alineado con tu meta u objetivo.

La preparación para el entrenamiento se extiende mucho más allá de simplemente guardar las muñequeras, el cinturón, las rodilleras y tu pre-entrenamiento favorito. Comienza con tu objetivo, el por qué detrás de tu entrenamiento, el por qué te diriges al gimnasio a “sufrir” es mucho mas fácil de esta manera. Cuanto más deliberados podamos ser con todas nuestras acciones, mayor será la calidad y presencia que cultivaremos en nuestro trabajo.

 

EN RESUMEN:

  1. Comprende el propósito / intención detrás del entrenamiento.
  2. Tener un objetivo claro dentro de la misma sesión de entrenamiento (resaltando un “triunfo” específico para el día).
  3. Presencia constante durante toda la sesión de entrenamiento.
  4. Revisa y reflexiona sobre el trabajo realizado.

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-No Comercial-Compartir Igual 4.0 Internacional.