Introducción

Los efectos de largo plazo (más de varios años) los esteroides anabólicos androgénicos (AAS) y su administración en el músculo esquelético humano aún no están claros. La testosterona y otros esteroides anabólicos androgénicos (EAA) son utilizados por una gran población de deportistas profesionales como de aficionados al ejercicio físico, con la intención de aumentar el tamaño del músculo y mejorar la fuerza muscular [1] – [3]. Se encuentran resultados discordantes y a menudo contradictorios, aunque los atletas que utilizan AAS afirman ganancia significativa en el rendimiento, un gran número de estudios académicos que investiga los efectos que mejoran el rendimiento de AAS han descrito pocos beneficios [4], [5]. Algunos estudios revelarón un aumento significativo de la fuerza y ​​la masa muscular /o circunferencia del área trasversal [6] – [8] mientras que otros informaron efectos del AAS sobre la masa muscular / contorno y / o la fuerza muscular [9], [10]. Tales resultados contradictorios se han atribuido a diseño del estudio incluyendo un sin control del placebo, pequeño tamaño de la muestra y la variación de la dosis de AAS. Por encima de todo, en la mayoría de los estudios, por consideración ética, la administración de AAS fue por lo general no más de 6 meses. Un período tan corto de administración de AAS, obviamente, no podía reflejar la realidad del abuso de AAS en los atletas y entusiastas del deporte. En realidad, el uso de AAS se estimó para una ingestión de ellos durantes varios años o todo el período de la competencia en los atletas [11]. Por lo tanto, la diferencia en el periodo de administración de AAS entre los abusadores y los sujetos de AAS en la mayoría de los estudios académicos podría ser una de las principales razones que llevan a las diferentes conclusiones.

La administración de AAS a corto plazo se ha demostrado que induce la mejora de la fuerza muscular. El aumento de la fuerza muscular se ha atribuido a aumento de la masa muscular que se asoció con la hipertrofia de las fibras musculares de tipo I y fibras de tipo II, propio del ejercicio físico nada que ver con los AAS [12], [13].Sin embargo, los efectos de la administración de AAS a largo plazo sobre la morfología muscular en relación con la fuerza muscular, así como con la composición del cuerpo, todavía no está del todo claro. En los primeros estudios sobre temas de entrenamiento de fuerza con largo período AAS con auto administración (9 ± 3,3 años), el análisis de las biopsias musculares reveló un aumento significativo en el área media de fibra de tipo I y tipo II, el número de mionúcleos y proporción de núcleos centrales en los usuarios de esteroides en comparación con los usuarios que no consumierón esteroides. Además, en los usuarios de esteroides, hubo un aumento significativo en la frecuencia de fibras que expresan miosina (La miosina es capaz de hidrolizar el ATP y desplazarse a través de la actina, lo que provoca la reducción de las distancias entre ambas fibras y, por lo tanto, una mayor contracción muscular) [14], [15]. Sobre la base de los resultados, se concluyó que la ingesta de esteroides anabólicos fué un componente clave, inducida por la hipertrofia e hiperplasia de fibra (formación de nuevas fibras musculares), del entrenamiento de fuerza, obviamente, en el que la activación de las células satélite es un proceso clave. Sin embargo, los estudios no revelan si los cambios en la morfología muscular fuerón acompañadas por mejoras en la fuerza muscular y la composición corporal, a pesar de lo que siempre se ha creido. Es mas, casi todo el efecto a corto plazo estético visible que se puede apreciar en una persona que se administra ASS, es una retención hídrica (agua), no un aumento de la masa muscular por hipertrofia o hiperplasia.

Las pruebas de sangre y de orina son los principales materiales que se probarán [5]. Sin embargo, debido al carácter metabólico tan rápido de la mayoría de AAS, los restos de los AAS o de sus metabolitos son trazables sólo por un corto tiempo en la sangre o la orina después de la ingesta de AASmientras que los efectos de AAS en los músculos esqueléticos se mantendrán durante un largo período, tal vez de por vida [16]. Hasta el momento, ningún estudio ha comparado la morfología muscular y la fuerza entre las personas que ha abusado durante años de los AAS a largo plazo, y los atletas limpios.

Se ha postulado a raíz de los datos actuales que los efectos de AAS en el músculo son dependiente de la dosis [2], [5], [8], [17]. 20 semanas de la administración de testosterona aumenta la masa muscular, fuerza en las piernas en una forma dependiente de la dosis, pero no mejorarón la fatigabilidad muscular o la función física [17]. Sin embargo, los efectos de la dosis de AAS en los músculos esqueléticos nunca han sido estudiados en un periodo de varios años, hasta ahora…

El presente estudio ha investigado los efectos de la suplementación a largo plazo de AAS en la fuerza muscular y la morfología, también exploró las relaciones entre la dosis de AAS, la fuerza muscular y la morfología de los deportistas de élite. Propusieron que los atletas de  entrenamiento de fuerza que utilizan AAS tendrán un aumento mayor en la fuerza muscular a través de adaptaciones morfológicas en comparación con los atletas  que utilizan AAS. Además, los efectos de la suplementación con AAS a largo plazo en los músculos esqueléticos serán dependientes de la dosis. Por lo tanto, las respuestas musculares a la suplementación con AAS a largo plazo pueden ser detectadas y utilizadas para diferenciar claramente el dopado de los deportistas limpios.

Diseño y Método

Todos los participantes fueron informados sobre el diseño del estudio como el consentimiento por escrito se obtuvo de todos los participantes. El protocolo del estudio fue aprobado por el Ethics Committee for northern Sweden at Umeå University. Esto no fue un estudio de intervención por lo que no se tomarón acciones para influir en el ejercicio de los participantes, régimen de entrenamiento, la dieta, la administración de AAS u otras variantes. Parten de los datos son confidenciales y está protegida por la ley la integridad personal sueca (Personuppgiftslagen 1998: 204) y el permiso del comité de ética para el norte de Suecia (www.epn.se) en la Universidad de Umeå (EPN Nr 08-145M).

En este reciente estudio PLoS One. 2014 Sep, se investigó los efectos a largo plazo de la suplementación con AAS en los atletas. Se reclutarón 17 atletas de elite de entrenamiento de fuerza a través. Todos los sujetos fuerón entrevistados individualmente en relación con sustancias dopantes, actividad física, tabaquismo, enfermedades conocidas y la ingesta de medicamentos. Diez eran usuarios actuales de AAS o AAS derivados (grupo doped, con una edad de 41,1 ± 8,0 años) y siete informarón que nunca habían utilizado AAS (grupo Clean; edad 29,1 ± 6,2 años). El grupo clean habían firmado un contrato con sus clubes locales y la Federación Sueca de levantamiento de potencia (halterofilia), comprometiéndose a no utilizar ninguna droga, bajo pena monetaria. Dichos atletas han sido continuamente expuestos a análisis, con resultados negativos. Se pidió a los diez sujetos dopados reportar todas las sustancias prohibidas, incluyendo las dosis y los intervalos tomadas durante los últimos años. Información detallada de las sustancias prohibidas. Tabla 1

1

Todos los sujetos informarón de que habían entrenado regularmente entre 4-6 veces por semana durante al menos cinco años. El entrenamiento físico se define como el promedio de horas de auto-reporte de ejercicio de entrenamiento cada semana durante los últimos cinco años, y consistió principalmente en el entrenamiento de resistencia de alta intensidad. El grupo dopado consiste en una mezcla de los culturistas, los competidores hombres fuertes y levantadores de pesas mientras que el grupo Clean consta de levantadores de potencia. El modo de entrenamiento de resistencia difiere ligeramente entre los dos grupos; el grupo dopada utilizada tanto 1-4 repeticiones / set y 8-12 repeticiones / set, mientras que el grupo Clean utiliza principalmente 1-4 repeticiones / juego. Tenemos que destacar que este es el enfoque sólo es éticamente factible estudiar los efectos a largo plazo del abuso de AAS en los atletas.

El régimen de administración de AAS incluye tanto “el abuso” (uso simultáneo de varios tipos de AAS) y “tic-tac” (un período libre de drogas, seguido de momentos en los que las dosis y el tipo de droga se aumenta). La ingesta suele seguir un horario pirámide con una mayor ingesta con el tiempo para evitar la ecuación de los niveles de AAS.

Fuerza muscular y composición corporal

Los sujetos realizarón sentadillas estáticas en un ángulo de 105 ° de la rodilla en una máquina Smith, la fuerza fué registrada por placas de fuerza AMTI (464 × 508 mm, Advanced Mechanical Technology Incorporated, Massachusetts, EE.UU.). Se registrarón en las direcciones x, y, z en 100 Hz utilizando el Qualisys Track Manager (QTM) software (Qualisys AB, Gothenburg, Suecia). Registros personales (PR) de competencia (sin trajes ajustados) o equivalente (no todos los participantes habían competido en todas las disciplinas) de Bench press (press de banca) Back Squat (sentadilla) y Dead Lift (peso muerto) también se utilizarón para las comparaciones.

Muestras de sangre

Muestra de sangre de 10 ml se recogió de todos los sujetos en el mismo tiempo, en la mañana después de un ayuno durante la noche. Debido a que no fue posible realizar pruebas de dopaje regulares en los sujetos, se utilizó indicador indirecto del nivel de la hormona en la sangre para probar /o refutar el uso de AAS.

Muestras del músculo

Se obtuvierón biopsias de músculo esquelético del músculo vasto lateral, como técnica de la biopsia se utilizó una aguja o unas pinzas [18], [19]. Las biopsias fuerón tomadas de la parte media del músculo, montadas en OCT (Tissue Tek, laboratorios Millas, Naperville, IL, EE.UU.) y después se congelarón en propano líquido enfriado con nitrógeno líquido y se almacenarón a -80 ° C hasta su posterior procesamiento. Debido a problemas técnicos, una biopsia del grupo Clean se desechó, dejando 6 biopsias en el grupo Clean para el análisis.

La estimación de área de la fibra y el número de capilar ha sido descrita en detalle en una publicación del laboratorio [21]. Se contó un promedio de 855 capilares (rango 298 a 1616) por la sección transversal de la muestra de músculo. La densidad capilar (CD) se calculó como el número total de capilares por músculo ïŋ-m2 (área de sección transversal capilar · m-2). El número de capilares alrededor de cada fibra (CAF) incluyó todos los capilares dentro de una distancia de 6 m de cada fibra muscular individual, como se indica por la tinción de α5 laminina. El número de capilares alrededor de cada fibra con respecto al área de la sección transversal de la fibra (CAFA) se calculó según la fórmula: / (área de la sección transversal de la fibra) CAF × 103, que representa el volumen de la célula suministrada por cada capilar.

Método

En todos los sujetos, la fuerza muscular máxima y la composición corporal fueron evaluadas, como biopsias del vasto lateral se obtuvierón del músculo. Con el uso de histoquímica e inmunohistoquímica (IHC), las biopsias musculares se evaluarón para la morfología incluyendo la composición de fibra como su tipo, tamaño, las variables capilares y mionúcleos. Los dos grupos vamos a diferenciarlos con,

Grupo dopado (doped)

Grupo limpio (clean).

 

Resultados

La fuerza muscular máxima y la antropometría

Los valores del grupo de la fuerza muscular máxima y la antropometría se presentan en la Tabla 2.

Los dos grupos tenían antecedentes personales similares, pero en comparación con el grupo Clean, el grupo de atletas Doped presentarón mayor masa magra significativamente en la pierna (P <0,01) y menor fuerza máxima empleada en squat. Por lo tanto, los resultados se presentan por separado con o sin los datos del sujeto. Los valores del grupo de las mediciones se presentan en la Tabla 2 El músculo vasto lateral fue predomino por fibras que expresan MyHCI lento y fibras MyHCIIa rápidas en ambos grupos, y no hubo diferencia en el tipo de fibra proporción en el músculo entre los dos grupos. Fibras híbridas coexpresando MyHCIIa + IIx o MyHCI + IIa isoformas fueron poco frecuentes (<3%) en algunos atletas de ambos grupos.

No hubo diferencias significativas en el área media de la fibra de cualquier tipo I o de tipo IIa se observó entre el dopado y los atletas clean. Sin embargo, los atletas dopados presentan 15% más grande en el área de fibra de media y gran variación en el área de la fibra en comparación con los atletas limpios (Fig. 1). En el grupo de Doped, un individuo tenía fibras extremadamente grandes (> 15.000 ïŋ-m2;. Fig 1).

Sin títulomj

Cuando las mediciones capilares se expresaron como CD , no se observó diferencia entre el Doped y el grupo Clean; Sin embargo , cuando se expresa como la CAF , el grupo Doped tenía valores significativamente más altos en fibras tipo I y tipo IIa . Cuando el CAF se compensó área de la fibra, la diferencia significativa entre los dos grupos desapareció para ambos tipos de fibra (Tabla 2).

Sin título

Se observaron más núcleos por fibra (NIF) en fibra de tipo I del grupo Doped, en comparación con el grupo Clean (Tabla 2 ). El número medio de INIF (núcleos / fibra interna) era muy baja y no mostrarón diferencia estadística entre los dos grupos. Nivel hormonal

Varias concentraciones de hormonas en la sangre que causan una función hipófisis y el hígado difirierón significativamente (p <0,05) entre los grupo clean y doped, ya que estaban fuera de los rangos clínicos. Lo más notable fueron la LH, y FSH, donde todos los sujetos dopados menos uno, las tenían por debajo del rango clínico que indica la perturbación de la glándula pituitaria. Para ASAT y ALAT y CK, en sujetos doped, estaban por encima del rango clínico, lo que posiblemente indica daño hepático y muscular. Siete sujetos dopados tenían niveles de testosterona por encima de rango clínico.

4

Discusión

Las principales conclusiones del estudio fuerón que los atletas dopados tenían mayor masa magra, densidad capilar y densidad de mionúcleos en comparación con los atletas limpios. El grupo Doped también tenía una tendencia hacia fibras más grandes, aunque no significativa, probablemente debido a las grandes variaciones en el área de la fibra. Los bajos niveles de LH y FSH, y altos niveles de prolactina en algunos individuos indican una función de la glándula pituitaria perturbada con posibles efectos negativos sobre la función reproductiva. Los altos niveles de ALAT, ASAT y CK en algunos individuos sugieren que el uso a largo plazo de AAS podría dañar el hígado y el tejido muscular. Sin embargo, no se observó ninguna correlación entre los niveles de ingesta de ASS y de la hormona testosterona, en comparación con el grupo clean. Por lo tanto, los niveles de testosterona en el momento del muestreo no pueden explicar alternancias en estas variables, se piensa concentraciones fuera de los límites clínicos de esta hormona, deben provenir de la suplementación a largo plazo de AAS. Estadísticas multivariantes mostrarón que una combinación de ocho parámetros morfológicos podría separar claramente el dopado de los atletas limpios. El análisis de correlación reveló correlaciones positivas significativas entre dosis AAS y fuerza muscular relativa. Los resultados apoyan hallazgos previos de que la administración de AAS podría inducir la mejora tanto en la masa muscular y la fuerza muscular, y que las mejoras son totalmente dependiente de la dosis de AAS [5], [8], [12], [25], [26]. Este es el primer estudio que confirma los hallazgos de laboratorio.

A pesar de abundantes estudios sobre los efectos del AAS sobre el músculo esquelético, muchos resultados son contradictorios [5]. Algunos estudios han mostrado aumentos en el peso corporal, la circunferencia, la masa libre de grasa o masa corporal magra, pero no en la fuerza muscular [27] – [29], mientras que otros han mostrado ganancias en fuerza de la masa muscular / circunferencia y el músculo [5] , [8], [17], [30], [31], otros a corto plazo (de 17 días a 16 semanas) [32] – [35], o de largo plazo (2 años) la administración ASS [36] no mostrarón ningún efecto en la masa muscular / circunferencia ni la fuerza muscular. El presente estudio mostró que los atletas con la suplementación con AAS a largo plazo tenían la masa magra significativamente mayor en comparación con la pierna de los atletas limpios (grupo clean). El aumento de la masa magra en pierna en los sujetos dopados se ha revelado que es principalmente debido al aumento de la masa muscular, como se muestra anteriormente en el mismo grupo de atletas dopados [37].

El aumento de la masa muscular en los sujetos que utilizan AAS se ha propuesto que es el resultado de la hipertrofia del músculo y de la hiperplasia del músculo [38]. La Hipertrofia muscular es evidente por el aumento del tamaño de la fibra muscular y aumento del número de mionúcleos. Este último se asocia con la activación de células satélite y la infusión de mioblastos con las fibras musculares existentes, dando lugar a un mayor número de mionúcleos en miofibras más grandes [39] (este es el proceso, por el cual se da el aumento de la masa muscular, obviamente resumido). En estudios anteriores sobre los sujetos con AAS la suplementación a largo plazo (9 ± 3,3 años), se observó datos significativamente mayores en la frecuencia de las miofibrillas recién formadas en los usuarios de AAS, en comparación con lo usuarios que no están dopados con AAS (grupo clean), lo que indica que los esteroides pueden inducir tanto la hipertrofia muscular como la hiperplasia [14], [15]. Para todo aquel que no sepa diferenciar la hiperplasia de la hipertrofia muscular, la hiperplasia es el aumento de tamaño de un órgano o de un tejido, debido a que sus células han aumentado en número. El proceso fisiológico se conoce como hipergénesis. Se diferencia de la hipertrofia en que en esta el crecimiento del tejido se debe al aumento de tamaño de las células y no de su número.

. En el presente estudio, la suplementación con AAS a largo plazo sólo se asoció con la masa magra pierna superior, pero no con mayor tamaño de la fibra, lo que indica que la hiperplasia de la fibra muscular puede desempeñar un papel en la mejora de la masa muscular. Coincidentemente, el número de mionúcleos en fibras de tipo I en los atletas dopados (grupo Doped) fué significativamente mayor que en los atletas limpios, lo que puede inducir la activación de células satélite para la hiperplasia de la fibra muscular.

No hay muchos estudios han examinado los efectos del AAS en los capilares musculares. En un estudio previo de 20 semanas, con inyección de enantato de testosterona (25, 50, 125, 300, o 600 mg), Sinha-Hikim et al. [12] no observarón diferencias significativas en la densidad capilar entre los cinco grupos de tratamiento. Los autores sugirierón que no es probables que un aumento significativo en los capilares tarde más de 20 semanas. En el presente estudio, se observó más capilares tanto de fibras tipo I y tipos IIa en los atletas dopados en comparación con el grupo Clean. Es importante destacar que cuando el parámetro de capilares por fibra (CAF) se calculó por área de fibra (CAFA), la diferencia significativa en CAF entre los dos grupos desapareció, lo que indica aumentos proporcionales y simultáneos en número de capilares alrededor de cada fibra como en el tamaño de la fibra en el grupo dopado. Estos son los primeros resultados que demuestran una asociación entre la administración de AAS a largo plazo y la capilarización muscular. En consecuencia, AAS mejorará no sólo la fuerza muscular, sino también la resistencia muscular.

Se ha demostrado que la administración combinada de andrógenos y el entrenamiento de resistencia está asociada con mayores ganancias en la masa magra corporal, el tamaño del músculo y la fuerza voluntaria máxima [31]. El mayor aumento de la fuerza voluntaria máxima a menudo se atribuye a un mayor aumento de la masa corporal magra y / o tamaño de los músculos [5]. Sin embargo, algunos estudios que utilizarón bajas dosis de AAS y tiempos más cortos de suplementación no han mostrado mejoras en la fuerza muscular [31], sin tener en cuenta si la masa corporal magra y el tamaño muscular se incrementarón [5]. Del mismo modo, en el presente estudio, el grupo dopado tenía más masa magra, pero la fuerza inferior de la pierna no se vio afectada por la administración. Por lo tanto, para los abusadores (Obsesivos) de AAS a largo plazo, con el objetivo de aumentar la masa muscular /o la masa corporal magra puede que no esté directamente asociado con la mejora de la fuerza muscular.

 

Vale la pena notar que, en comparación con el grupo Clean, el grupo Doped presentó variaciones más grandes en muchas de las mediciones como la masa magra en la pierna (donde se hizo la biopsia) (Doped, 24,6 a 32,6 kg frente a Limpio, 22,8 a 26,9 kg), la fuerza máxima de la pierna (Doped, 1.823-3.242 N vs Limpio, 2.799-3.570 N) y el tamaño de las fibras musculares (dopada, 6.555-16.330 ïŋ-m2 vs Limpio, 5.668-8.567 ïŋ-m2). Giorgi et al. [40] han informado de que gran parte de las ganancias en el peso corporal y la fuerza máxima superior que se vio en press de banca obtenida durante, e inmediatamente después, de 12 semanas de entrenamiento y la administración de los esteroides se perdió durante un posterior período de 12 semanas cuando no se administran andrógenos. En el presente estudio, no todos los atletas dopados estaban en el mismo “ciclo de AAS”, lo que indica que durante el estudio, algunos estaban tomando AAS, mientras que otros estaban en un período de “limpio”, esto puede explicar, entre otros factores, las grandes variaciones en algunas de las mediciones, y como resultado las diferencias no significativas entre los dos grupos [2]. Por supuesto, las grandes variaciones en la dosis de AAS también pueden explicar algunas de las variaciones.

Adaptaciones musculares AAS /dosis-dependientes

Estudios anteriores han demostrado que la administración de testosterona se asoció con un aumento dependiente de la dosis en la masa muscular esquelética, fuerza de la pierna y potencia [2], [17], [41]. Sin embargo, la correlación similar entre la dosis de AAS y las ganancias de la masa magra (o la masa corporal libre de grasa) no se observó en el presente estudio. Un estudio anterior ha demostrado que los 180 días de tratamiento con testosterona transdérmica,  no indujo una mejora adicional en esos 180 días [42]. Otro estudio [43] ha demostrado que los principales efectos del AAS sobre la fuerza muscular y la masa corporal magra se produjerón durante los primeros 12 meses de la administración de testosterona a hombres mayores. En el presente estudio, debido a que los atletas dopado no estaban en la mismo “ciclo”, los efectos dependientes del tiempo de AAS en los músculos pueden explicar algunas de las variaciones en los datos [2].

Los estudios de intervención de laboratorio [12], [26], se observó que la dosis de AAS fue significativamente correlacionado con el área de la fibra y número de núcleos (Nifa, Tabla 4). Algunos estudios han demostrado más realce en el tamaño de las fibras en fibras tipo I que en el tipo IIa fibras tanto a corto plazo [44] como a largo plazo [14], [45]. Sin embargo, los resultados de los cambios de tamaño de fibra en los atletas dopados no mostrarón especificidad del tipo de fibra.

Conclusión

Es difícil, sobre este tema sacar una conclusión sin más, pero resaltare lo más importante de este estudio. En conclusión, la suplementación con AAS a largo plazo condujo a aumentos en la masa magra, tamaño de la fibra muscular y una mejora paralela en la fuerza muscular, y todos eran dependientes de la dosis. La administración de AAS puede inducir cambios morfológicos sostenidos en el músculo esquelético humano, dando lugar a la mejora del rendimiento físico. Sin embargo estos beneficios en el rendimiento, la mayoría, parecen desaparecer con el cese de administración, para mi parecer los beneficios no superan a los inconvenientes. La mayoría de los estudios publicados, nos confirman que las consecuencias prácticas del uso a largo plazo y de alta dosis de AAS se asocian con complicaciones que afectan el sistema cardiovascular. Los AAS tienen efectos TANTO DIRECTOS COMO INDIRECTOS sobre el sistema cardiovascular que a su vez pueden actuar de una manera aguda o crónica que puede conducir a un aumento de la morbilidad y la mortalidad de las personas que abusan de ellos y en algún caso SON EL DESENCADENANTE ÚNICO DE LA MUERTE SÚBITA DEL DEPORTISTA, éste el motivo fundamental para recomendar que las personas se abstengan de utilizar altas dosis de EAAS para mejorar su rendimiento. Los efectos negativos sobre la función reproductiva, están más que presentes en todos los casos. Los altos niveles de ALAT, ASAT y CK en algunos individuos sugieren que el uso a largo plazo de AAS podría dañar el hígado y el tejido muscular. Sin embargo, no se observó ninguna correlación entre los niveles de ingesta de ASS y de la hormona testosterona. Se informada, de que gran parte de las ganancias en el peso corporal y la fuerza máxima superior que se vio en press de banca obtenida durante, e inmediatamente después, de 12 semanas de entrenamiento y la administración de los esteroides se perdió durante un posterior período de 12 semanas cuando no se administran andrógenos. La mayoría de los efectos adversos de los EAAs son dependientes de la dosis y son reversibles con el cese del agente o agentes agresores. Esta visión general de los efectos secundarios y las interacciones es sólo eso, una visión general y no está destinada a representar todo el espectro de los efectos secundarios potenciales que pueden tener estas sustancias

RAQUEL BLACO

RAQUEL BLACO

Según el COI los EAAs suponen más del 50% de los positivos en los controles de dopaje (7) Aunque el tema aún está siendo debatido, y la mayor parte de la evidencia es anecdótica, todo parece indicar que el abuso crónico de AAS puede estar asociado con un mayor riesgo de muerte súbita cardíaca (MSC), infarto de miocardio, alteraciones graves del perfil de lipoproteínas séricas, y miocardiopatía hipertrófica(8)

Todos los EAAs se unen a un tipo de receptor de andrógenos, aunque  con afinidades diferentes. Dado que estos receptores están saturados en los hombres no medicados, las dosis suprafisiológicas de EAAS pueden ejercer efectos secundarios, por ejemplo,  mediante el desplazamiento de cortisol de sus receptores, inhibiendo así sus efectos catabólicos (9)

Decíamos antes que la estructura, la distribución y la regulación de los  receptores de andrógenos están bien caracterizados y que se sitúan no sólo en los tejidos reproductores masculinos sino también en otros tejidos, como el esqueleto músculo, tanto estriado COMO CARDÍACO, piel y sistema nervioso central.

La unión de los EAAs a sus receptores de andrógenos se realiza en el citoplasma y en el núcleo, la unión de los receptores a sus genes diana de ADN desencadena  transcripción y la síntesis de proteínas específicas que estimulan múltiples funciones hormonales (10)

A pesar de que los efectos secundarios en el aparato reproductor, piel y faneras, aparato digestivo y desórdenes en el la conducta y SNC son importantes, pasaremos muy de pasada sobre ellos para centrarnos en la patología cardiovascular. En niños de ambos sexos los EAA tienen una profunda capacidad para promover el cierre prematuro de las epífisis (lo que dará lugar a una baja estatura). Por otro lado, es frecuente observar en los deportistas sometidos a tratamientos con EAA una gran fragilidad en tendones, que en algunas ocasiones llegan a romperse con facilidad en el curso de los entrenamientos, especialmente en los de la fase de definición, que concurre ademáscon cierto grado de deshidratación buscado específicamente en ese momento del ciclo (es posible observar una degeneración histológica del tendón afectado). (19,20)

Os recomiendo la entrada DE RAQUEL BLASCO sobre el uso Los esteroides anabolizantes androgénicos, sus consecuancias  tempranas y crónicas.

 

References

  1. Weitzel LR, Sandoval PA, Mayles WJ, Wischmeyer PE (2009)Performance-enhancing sports supplements: role in critical care. Crit Care Med 37: S400–409 [PubMed]
  2. Saad F, Aversa A, Isidori AM, Zafalon L, Zitzmann M, et al. (2011)Onset of effects of testosterone treatment and time span until maximum effects are achieved. Eur J Endocrinol 165: 675–685[PMC free article] [PubMed]
  3. Thiblin I, Petersson A (2005)Pharmacoepidemiology of anabolic androgenic steroids: a review.Fundamental & clinical pharmacology 19: 27–44 [PubMed]
  4. Kuhn CM (2002)Anabolic steroids. Recent Prog Horm Res 57: 411–434 [PubMed]
  5. Hoffman JR, Kraemer WJ, Bhasin S, Storer T, Ratamess NA, et al. (2009)Position stand on androgen and human growth hormone use. J Strength Cond Res 23: S1–S59 [PubMed]
  6. Boone JB Jr, Lambert CP, Flynn MG, Michaud TJ, Rodriguez-Zayas JA, et al. (1990)Resistance exercise effects on plasma cortisol, testosterone and creatine kinase activity in anabolic-androgenic steroid users. Int J Sports Med 11: 293–297 [PubMed]
  7. Friedl KE, Dettori JR, Hannan CJ Jr, Patience TH, Plymate SR (1991)Comparison of the effects of high dose testosterone and 19-nortestosterone to a replacement dose of testosterone on strength and body composition in normal men. J Steroid Biochem Mol Biol 40: 607–612 [PubMed]
  8. Storer TW, Magliano L, Woodhouse L, Lee ML, Dzekov C, et al. (2003)Testosterone dose-dependently increases maximal voluntary strength and leg power, but does not affect fatigability or specific tension. J Clin Endocrinol Metab 88: 1478–1485 [PubMed]
  9. Elashoff JD, Jacknow AD, Shain SG, Braunstein GD (1991)Effects of anabolic-androgenic steroids on muscular strength. Ann Intern Med 115: 387–393 [PubMed]
  10. Friedl K (2000) Effect of anabolic steroid use on body composition and physical performance. In: CE Y, editor. Anabolic Steroids in Sport and Exercise. Champaign, IL: Human Kinetics. pp. 139–174.
  11. Berning JM, Adams KJ, Stamford BA (2004)Anabolic steroid usage in athletics: facts, fiction, and public relations. J Strength Cond Res 18: 908–917 [PubMed]
  12. Sinha-Hikim I, Artaza J, Woodhouse L, Gonzalez-Cadavid N, Singh AB, et al. (2002)Testosterone-induced increase in muscle size in healthy young men is associated with muscle fiber hypertrophy. Am J Physiol Endocrinol Metab 283: E154–164 [PubMed]
  13. Sinha-Hikim I, Roth SM, Lee MI, Bhasin S (2003)Testosterone-induced muscle hypertrophy is associated with an increase in satellite cell number in healthy, young men. Am J Physiol Endocrinol Metab285: E197–205 [PubMed]
  14. Kadi F, Eriksson A, Holmner S, Thornell LE (1999)Effects of anabolic steroids on the muscle cells of strength-trained athletes. Medicine and Science in Sports and Exercise 31: 1528–1534 [PubMed]
  15. Eriksson A, Kadi F, Malm C, Thornell LE (2005)Skeletal muscle morphology in power-lifters with and without anabolic steroids. Histochemistry and cell biology 124: 167–175 [PubMed]
  16. Eriksson A (2006) Strength training and anabolic steroids: a comparative study of the vastus lateralis, a thigh muscle and the trapezius, a shoulder muscle, of strength-trained athletes. Umeå: Umeå University.
  17. Storer TW, Woodhouse L, Magliano L, Singh AB, Dzekov C, et al. (2008)Changes in muscle mass, muscle strength, and power but not physical function are related to testosterone dose in healthy older men.J Am Geriatr Soc 56: 1991–1999 [PMC free article] [PubMed]
  18. Malm C, Nyberg P, Engstrom M, Sjodin B, Lenkei R, et al. (2000)Immunological changes in human skeletal muscle and blood after eccentric exercise and multiple biopsies. J Physiol 529 Pt 1: 243–262[PMC free article] [PubMed]
  19. Malm C, Sjodin B, Sjoberg B, Lenkei R, Renstrom P, et al. (2004)Leukocytes, cytokines, growth factors and hormones in human skeletal muscle and blood after uphill or downhill running. J Physiol 556: 983–1000 [PMC free article] [PubMed]
  20. Dubowitz V, Sewry CA, Lane RJM (2007) Muscle Biopsy: A Practical Approach: Saunders.
  21. Stal PS, Lindman R (2000)Characterisation of human soft palate muscles with respect to fibre types, myosins and capillary supply. J Anat 197 (Pt 2): 275–290 [PMC free article] [PubMed]
  22. Yu JG, Thornell LE (2002)Desmin and actin alterations in human muscles affected by delayed onset muscle soreness: a high resolution immunocytochemical study. Histochemistry and cell biology 118: 171–179 [PubMed]
  23. McCall GE, Byrnes WC, Dickinson AL, Fleck SJ (1998)Sample size required for the accurate determination of fiber area and capillarity of human skeletal muscle. Can J Appl Physiol 23: 594–599[PubMed]
  24. Yu JG, Liu JX, Carlsson L, Thornell LE, Stal PS (2013)Re-evaluation of sarcolemma injury and muscle swelling in human skeletal muscles after eccentric exercise. PLoS One 8: e62056.[PMC free article] [PubMed]
  25. Bhasin S, Calof OM, Storer TW, Lee ML, Mazer NA, et al. (2006)Drug insight: Testosterone and selective androgen receptor modulators as anabolic therapies for chronic illness and aging. Nat Clin Pract Endocrinol Metab 2: 146–159 [PMC free article] [PubMed]
  26. Sinha-Hikim I, Cornford M, Gaytan H, Lee ML, Bhasin S (2006)Effects of testosterone supplementation on skeletal muscle fiber hypertrophy and satellite cells in community-dwelling older men.The Journal of clinical endocrinology and metabolism 91: 3024–3033 [PubMed]
  27. Isidori AM, Giannetta E, Greco EA, Gianfrilli D, Bonifacio V, et al. (2005)Effects of testosterone on body composition, bone metabolism and serum lipid profile in middle-aged men: a meta-analysis. Clin Endocrinol (Oxf) 63: 280–293 [PubMed]
  28. Snyder EM, Snyder SA, Giesy JP, Blonde SA, Hurlburt GK, et al. (2000)SCRAM: A scoring and ranking system for persistent, bioaccumulative, and toxic substances for the North American Great Lakes. Part II: Bioaccumulation potential and persistence. Environmental science and pollution research international 7: 116–121 [PubMed]
  29. Emmelot-Vonk MH, Verhaar HJ, Nakhai Pour HR, Aleman A, Lock TM, et al. (2008)Effect of testosterone supplementation on functional mobility, cognition, and other parameters in older men: a randomized controlled trial. JAMA 299: 39–52 [PubMed]
  30. Rogerson S, Weatherby RP, Deakin GB, Meir RA, Coutts RA, et al. (2007)The effect of short-term use of testosterone enanthate on muscular strength and power in healthy young men. J Strength Cond Res21: 354–361 [PubMed]
  31. Bhasin S, Storer TW, Berman N, Callegari C, Clevenger B, et al. (1996)The effects of supraphysiologic doses of testosterone on muscle size and strength in normal men. The New England journal of medicine 335: 1–7 [PubMed]
  32. Fowler WM Jr, Gardner GW, Egstrom GH (1965)Effect of an anabolic steroid on physical performance of young men. J Appl Physiol 20: 1038–1040 [PubMed]
  33. Weiss U, Muller H (1968)[On the problem of influencing strength training with anabolic hormones].Schweiz Z Sportmed 16: 79–89 [PubMed]
  34. Fahey TD, Brown CH (1973)The effects of an anabolic steroid on the strength, body composition, and endurance of college males when accompanied by a weight training program. Med Sci Sports 5: 272–276[PubMed]
  35. Crist DM, Stackpole PJ, Peake GT (1983)Effects of androgenic-anabolic steroids on neuromuscular power and body composition. J Appl Physiol 54: 366–370 [PubMed]
  36. Zahner L, Puder JJ, Roth R, Schmid M, Guldimann R, et al. (2006)A school-based physical activity program to improve health and fitness in children aged 6–13 years (“Kinder-Sportstudie KISS”): study design of a randomized controlled trial [ISRCTN15360785]. BMC Public Health 6: 147. [PMC free article][PubMed]
  37. Nordstrom A, Hogstrom G, Eriksson A, Bonnerud P, Tegner Y, et al. (2012)Higher muscle mass but lower gynoid fat mass in athletes using anabolic androgenic steroids. J Strength Cond Res 26: 246–250[PubMed]
  38. Hartgens F, Kuipers H (2004)Effects of androgenic-anabolic steroids in athletes. Sports Med 34: 513–554 [PubMed]
  39. Herbst KL, Bhasin S (2004)Testosterone action on skeletal muscle. Curr Opin Clin Nutr Metab Care 7: 271–277 [PubMed]
  40. Giorgi A, Weatherby RP, Murphy PW (1999)Muscular strength, body composition and health responses to the use of testosterone enanthate: a double blind study. J Sci Med Sport 2: 341–355 [PubMed]
  41. Bhasin S, Woodhouse L, Casaburi R, Singh AB, Bhasin D, et al. (2001)Testosterone dose-response relationships in healthy young men. Am J Physiol Endocrinol Metab 281: E1172–1181 [PubMed]
  42. Wang C, Swerdloff RS, Iranmanesh A, Dobs A, Snyder PJ, et al. (2000)Transdermal testosterone gel improves sexual function, mood, muscle strength, and body composition parameters in hypogonadal men. J Clin Endocrinol Metab 85: 2839–2853 [PubMed]
  43. Page S, Matsumoto AM (2008) Effects of testosterone therapy in older men. JAMA 299: 1900; author reply 1900–1901.[PubMed]
  44. Kuipers H, Peeze Binkhorst FM, Hartgens F, Wijnen JA, Keizer HA (1993)Muscle ultrastructure after strength training with placebo or anabolic steroid. Can J Appl Physiol 18: 189–196 [PubMed]
  45. Hartgens F, Kuipers H, Wijnen JA, Keizer HA (1996)Body composition, cardiovascular risk factors and liver function in long-term androgenic-anabolic steroids using bodybuilders three months after drug withdrawal. Int J Sports Med 17: 429–433 [PubMed]